Neiva Huila Colombia Presidencia Virgilio Barco: Gestor del genocidio contra la Unión Patriótica guerrilla FARC Fuerzas Armadas JEP

Virgilio Barco: Gestor del genocidio contra la UP

Actualidad Columnistas

Por Eduardo Gutiérrez Árias.

Eduardo Gutiérrez Arias Neiva Huila Colombia columna de opinión situación global actualidad www.tvnoticias.com.co

El genocidio contra la Unión Patriótica, con dos candidatos presidenciales, 9 parlamentarios, 11 diputados, 70 concejales y cerca de 6.000 dirigentes y activistas asesinados, es unos de los acontecimientos más lamentables y dolorosos de la historia colombiana. La persecución se inició pocos meses después de su creación en mayo de 1985, como resultado de las negociaciones de paz y la tregua bilateral firmada entre el gobierno del presidente Belisario Betancourt y la guerrilla de las FARC, habiendo el grupo insurgente propuesto este movimiento político legal, como demostración de su voluntad de paz y manifestando que a través de él la organización iría sacando a la vida civil a sus miembros, en la medida en que avanzara la negociación. De hecho, desde su creación legalizó un grupo de cerca de 50 activistas, entre ellos a Braulio Herrera e Iván Márquez, quienes resultaron electos como Representantes a la Cámara por la UP en marzo de 1986 y ejercieron su labor parlamentaria hasta el año de 1988, cuando regresaron a la guerrilla a raíz de las amenazas y asesinatos contra la dirigencia del movimiento. Es bueno precisar que la UP siempre condenó la violencia como arma política y su propósito fue conquistar por procedimientos legales la paz, el progreso, la libertad y la democracia más amplia en el país.

Alberto Donadío, uno de los más prestigiosos periodistas colombianos y columnista en la actualidad del diario El Espectador, participó el pasado domingo 10 de enero en la tertulia “Los Danieles” para leer una columna titulada “Virgilio Barco y el exterminio de la UP”, donde denuncia que éste contrató a un espía israelí, Rafi Eitan, amigo suyo a quien conoció cuando fue embajador en Washington, para asesorar al gobierno sobre la mejor forma de combatir a la guerrilla. Eitan propuso acabar con la dirigencia de la UP y ofreció un segundo contrato con este propósito pero la alta oficialidad de las Fuerzas Armadas, se opuso enérgicamente a esta oferta porque la tarea no era para comandos extranjeros sino para las propias fuerzas armadas de Colombia. A pesar del secreto que rodeó esta operación, existen tres indicios de peso sobre la misma: el testimonio de Ernesto Villamizar, amigo del espía, quien dice que vino a proteger al presidente Barco, un artículo del Washington Post de septiembre de 1989 sobre este asunto y una fuente anónima totalmente creíble, que le reveló al periodista los hechos. El país necesita toda la verdad y esta debe ser una de las más importantes tareas de la JEP.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × uno =