La IX Cumbre de las Américas que comenzó el pasado lunes 07 de junio y concluyó el viernes 10, se convirtió en una especie de “Cumbre Borrascosa” como la clásica novela de Emily Bronte, desde que Joe Biden, presidente de los E.U. y organizador del evento en la ciudad de Los Ángeles, decidió no invitar a la misma a los presidentes de Cuba, Venezuela y Nicaragua, supuestamente por “la falta de democracia y la situación de los derechos humanos” en esos países, motivo por el cual los Jefes de Estado de México, Honduras, Guatemala, El Salvador y Bolivia, optaron por marginarse de la Cumbre tvnoticiascol www.tvnoticias.com.co

Una cumbre borrascosa

Actualidad Columnistas

Por Eduardo Gutiérrez Arias.

La IX Cumbre de las Américas que comenzó el pasado lunes 07 de junio y concluyó el viernes 10, se convirtió en una especie de “Cumbre Borrascosa” como la clásica novela de Emily Bronte, desde que Joe Biden, presidente de los E.U. y organizador del evento en la ciudad de Los Ángeles, decidió no invitar a la misma a los presidentes de Cuba, Venezuela y Nicaragua, supuestamente por “la falta de democracia y la situación de los derechos humanos” en esos países, motivo por el cual los Jefes de Estado de México, Honduras, Guatemala, El Salvador y Bolivia, optaron por marginarse de la Cumbre.

Puede interesar: Repetir el triunfo en segunda vuelta

En la realidad, de 35 Estados americanos que hacen parte de la OEA, sólo 20 estuvieron representados por sus presidentes, otros 6 a través de funcionarios diplomáticos, otros 6 decidieron ausentarse totalmente y 3 fueron marginados por el gobierno de E.U. Esto reduce los alcances y resultados de la reunión en la que se trataron temas de interés para el continente como la crisis migratoria, que afecta a muchos países de la región, el cambio de modelo energético reemplazando progresivamente el petróleo y el carbón por energías limpias, la lucha contra el cambio climático y la defensa del medio ambiente si queremos preservar la vida en el planeta, la construcción de formas de Estado y gobierno incluyentes, participativos y verdaderamente democráticos.

De interés: Que todos, todas y todes podamos vivir sabroso

Una verdadera democracia sólo se construye en una nación que acabe con la miseria y la pobreza de su pueblo, aspecto este que la mayoría de naciones de América Latina estamos todavía muy distantes de alcanzar.

Eso exige un Estado intervencionista y regulador de su manejo económico, social y cultural, y capaz de elevar sustancialmente los niveles de educación y de atención en salud de sus ciudadanos y unos derechos iguales para todos.

Leer: Una juventud empoderada

En materia internacional se debe respetar la autonomía para resolver sus problemas y conflictos internos y darse su forma de Estado y de gobierno.

En esta materia es altamente nociva la visión imperial de los Estados Unidos, de querer imponer su modelo a todas las naciones del continente.

De interés: Un cumpleaños en medio de la tormenta

El embargo y cerco económico y político del pentágono contra países como Cuba, Venezuela y Nicaragua y otros países rebeldes como Honduras y Guatemala, incrementa las olas migratorias que después quieren combatirse con represión y violencia.

Esa conducta es también altamente violatoria de los derechos humanos como pudo comprobarse en los últimos dos años de la pandemia, cuando este cerco económico impedía a los tres países del embargo adquirir las vacunas necesarias para su protección.

Puede interesar: La pluralidad del cambio

Afortunadamente el avance en salubridad en Cuba les permitió construir su propia vacuna que han compartido con otros países de la región, contribuyendo significativamente a la salud regional.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

4 × cinco =