Un Presidente Infeliz, Desatado e Impredecible

Actualidad Columnistas

Por Maggie Haberman y Michel S. Schmidt (Tomado The New York Time).

A 4 semanas del final del mandato del presidente Donald Trump, quizás él está más desatado y, como los acontecimientos de los últimos días han demostrado, en el punto más impredecible de su presidencia.

Sigue siendo la persona más poderosa del mundo, pero se centra en el único ámbito en el que no tiene el poder para conseguir lo que quiere: una forma de evitar dejar el cargo como un perdedor.

Pasa sus días agitándose por cualquier esperanza, si no de revertir el resultado de las elecciones, al menos de construir un caso coherente para argumentar que le robaron un segundo mandato.

Cuando ha salido de su relativo aislamiento en los últimos días, ha sido para sugerir de la nada que intentaría dinamitar el paquete de estímulo bipartidista, abriendo una brecha en su partido en el proceso, y para conceder clemencia a una serie de aliados y partidarios, en su mayoría fuera del proceso normal del Departamento de Justicia. El miércoles, vetó un proyecto de ley de defensa respaldado por la mayoría de su partido.

Por lo demás, se ha encerrado en la Casa Blanca, haciendo de anfitrión de un elenco de teóricos de la conspiración y de partidarios empedernidos que trafican con ideas como desafiar el resultado de las elecciones en el Congreso e incluso invocar la ley marcial, en un intento de dar a algunos de ellos puestos en el gobierno.

Está casi totalmente desvinculado de liderar la nación, incluso cuando los estadounidenses están siendo abatidos por el coronavirus a tasas récord. Frente a un agresivo ataque cibernético casi con toda seguridad llevado a cabo por Rusia, su respuesta, en la medida en que la ha tenido, ha sido restarle importancia al daño y contradecir a sus propios altos funcionarios sugiriendo que el culpable podría haber sido China. Casi no jugó ningún papel en la negociación del proyecto de ley de estímulo que acaba de ser aprobado por el Congreso antes de trabajar para interrumpirlo en el último minuto.

El presidente Trump sigue siendo el hombre más poderoso del mundo, pero no tiene el poder para lograr lo que más quiere: evitar dejar el cargo como un perdedor

No está claro que el último comportamiento de Trump no sea otra cosa que una rabieta, la búsqueda de atención o una forma de terapia para el hombre que controla un arsenal nuclear; aunque una visión alternativa, aunque caritativa, es que es un trabajo de base estratégico para una postulación llena de quejas en 2024.

Como mínimo, los próximos 27 días en Washington estarán especialmente llenos de ansiedad.

Este artículo está basado en entrevistas con más de una decena de funcionarios del gobierno, actuales y anteriores, republicanos y aliados del presidente.

La mayoría de sus asesores creen que Trump dejará la Casa Blanca el 20 de enero. Los indultos que anunció el martes por la noche sugieren que se siente cómodo usando sus poderes de manera agresiva hasta entonces. Pero es difícil discernir hasta dónde llegará para subvertir los resultados electorales, negarse a dejar la Casa Blanca o desatar una ola de decisiones políticas unilaterales en sus últimas semanas.

Aún así, su comportamiento errático y su desapego de sus deberes preocupan profundamente incluso a algunos de sus más leales ayudantes y consejeros.

Por el momento, Trump ha dicho a sus asesores que está dispuesto a dejar de escuchar a Sidney Powell, la abogada que le ha llamado la atención vendiendo una teoría de conspiración sobre las elecciones, y a gente como Patrick Byrne, el exdirector ejecutivo de Overstock.com, que estuvo presente en una salvaje reunión de casi cinco horas en el Despacho Oval y luego en la residencia presidencial el viernes pasado.

Sidney Powell a su llegada a la Casa Blanca el lunes. Foto: Erin Scoot para The New York Time.

Pero sus asesores actuales han descrito una lucha diaria para evitar que Trump ceda a su impulso de escuchar a los que le dicen lo que quiere oír. Y sus exasesores dicen que el tema más preocupante es la desaparición gradual del grupo central de asesores del Ala Oeste que, a menudo trabajando al unísono, podrían hacer que se alejara de ideas arriesgadas, legalmente dudosas y peligrosas.

“El número de personas que le dicen cosas que no quiere oír ha disminuido”, dijo su exasesor de seguridad nacional, John Bolton, quien tuvo una separación muy pública de Trump y que ha expresado sus objeciones en contra del berrinche del presidente contra su derrota electoral.

Trump ha recurrido a ayudantes como Peter Navarro, un asesor comercial que ha tratado de reunir pruebas de fraude electoral para reforzar las afirmaciones de su jefe. Y escucha a los republicanos que insisten en que el vicepresidente Mike Pence podría ayudar a influir en las elecciones durante el proceso normalmente rutinario de ratificación a principios del mes que viene, a pesar de que no es realista.

Entre los republicanos en el Capitolio, se habla de tomar medidas drásticas contra cualquiera de sus partidarios que intente interrumpir el proceso, una posibilidad que se ha hecho realidad cuando a el presidente importunó a Tommy Tuberville, senador electo por Alabama, que interfiriera con el trabajo.

Sin embargo, no es seguro que Tuberville cumpla los deseos del presidente, e incluso si lo hace, existe la posibilidad de que Mitch McConnell, senador por Kentucky y líder de la mayoría republicana, pueda intervenir para impedir tal movimiento. McConnell ya ha instado a su grupo a que no plantee objeciones cuando se certifiquen los resultados, porque ello obligaría a otros a votar públicamente en contra del presidente.

Incluso en los mejores tiempos, Trump ha buscado —y requerido— refuerzos de personas fuera de la Casa Blanca en apoyo de lo que sea que sus ayudantes acepten.

Pero en la Casa Blanca, Trump se está volviendo contra sus aliados más cercanos. Se ha quejado a sus aliados de que Pence, de quien se han burlado por su lealtad inquebrantable en los últimos cuatro años, debería hacer más para defenderlo. Y está enojado porque McConnell ha reconocido a Biden como el ganador de las elecciones.

Esta semana, Trump hizo que un asistente enviase un gráfico que presenta el momento de su apoyo a McConnell superpuesto a los datos de las encuestas para afirmar que él era responsable de que McConnell ganara la reelección este año —una afirmación que los profesionales políticos cuestionarían— y para sugerir que el líder de la mayoría es un ingrato.

Y el martes por la noche, Trump tuiteó una andanada contra el liderazgo del Senado al atacar a McConnell y al segundo líder del Senado, John Thune, senador por Dakota del Sur, quien había dicho que cualquier desafío a la ratificación de los resultados de las elecciones caería como un “perro de tiro”.

En el departamento de Justicia, el rechazo público y enfático del fiscal general William Barr el lunes a la necesidad de consejos especiales para investigar un fraude electoral y a Hunter Biden parecía tener la intención, en parte, de proteger a su sucesor a corto plazo, Jeffrey Rosen, de cualquier otra presión en esos frentes por parte del presidente.

En privado, los aliados que se han mantenido como Trump han eliminado a otros a través de purgas de lealtad, y que han desestimado las críticas de que el presidente tiene tendencias autoritarias, expresan su preocupación por las próximas cuatro semanas.

Barr, cuyo último día en el trabajo fue el miércoles, ha dicho a sus asociados que se ha alarmado por el comportamiento de Trump en las últimas semanas. Otros asesores han dicho en privado que se sienten agotados y que esperan ansiosos el final del mandato.

Un marine vigila el Ala Oeste de la Casa Blanca el lunes. Foto: Erin Scott para The New York Times.

Para los que quedan, los días han sido esfuerzos sombríos durante los cuales los trabajadores del gobierno se ven obligados a pasar tiempo o bien ejecutando la demanda del presidente de que se demuestre el fraude electoral, o bien incurriendo en su ira.

Como informó Axios, Pat Cipollone, el consejero de la Casa Blanca que ha implorado a Trump que se mantenga alejado de maniobras propuestas como hacer que los funcionarios federales tomen el control de las máquinas de votación para inspeccionarlas, se ha convertido en blanco de la ira del presidente.

Trump ha caracterizado a Cipollone de manera burlona, invocando a su propio mentor, el infame, despiadado y poco escrupuloso abogado Roy Cohn, como lo que un consejero de la Casa Blanca debería aspirar a ser.

El jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, ha objetado algunos de los deseos del presidente, como nombrar a Powell como consejero especial que examine el fraude electoral, pero también hizo un viaje a Georgia el martes para investigar las medidas de seguridad de la votación. Meadows, exmiembro de la Cámara de Representantes, también se ha inclinado hacia el esfuerzo de sus antiguos colegas de impugnar el voto en el Congreso, algo que podría impedir que el presidente se comprometiera más con Powell, pero que muchos republicanos consideran destructivo para su partido.

El Presidente Trump regresa a la Casa Blanca después del partido de fútbol americano entre el Ejército y la Armada a principios de mes. Trump ha hecho pocas apariciones públicas en las últimas semanas. Foto: Stefany Reynold para the New York Time.

Otros asesores simplemente se han ausentado en un momento en que el presidente es particularmente inestable.

El yerno y asesor principal del presidente, Jared Kushner, ha estado fuera del país durante mucho tiempo desde el día de las elecciones, en viajes a través de Oriente Medio para hacer tratos que pulen sus propias credenciales. Ha respondido a la gente que busca su ayuda con Trump diciendo que el presidente es el abuelo de sus hijos, lo que implica que hay límites a lo que puede hacer para ayudar.

Trump ha pasado sus días viendo la televisión, haciendo llamadas a los republicanos en busca de consejos sobre cómo desafiar el resultado electoral e instándoles a que lo defiendan en la televisión. Como siempre, recurre a Twitter para obtener más apoyo y para desahogar su ira. No ha ido a jugar al golf desde que el clima se ha vuelto más frío, y está enclaustrado en la Casa Blanca, donde arrastra los pies desde la residencia hasta el Despacho Oval.

Muchos asesores de Trump esperan que el planeado viaje a Mar-a-Lago, su club privado en West Palm Beach, Florida, le proporcione un cambio de escenario y un cambio de perspectiva. Está previsto que salga el miércoles y se quede hasta el día de Año Nuevo.

———

Maggie Haberman es corresponsal de la Casa Blanca. Se unió al Times en 2015 como corresponsal de campaña y fue parte del equipo que ganó un premio Pulitzer en 2018 por informar sobre los asesores del presidente Trump y sus conexiones con Rusia. @maggieNYT

Michael S. Schmidt es corresponsal en Washington, donde cubre investigaciones federales y de seguridad nacional. Formó parte de dos equipos que ganaron premios Pulitzer en 2018: uno por informar sobre el acoso sexual en el lugar de trabajo y el otro por la cobertura del presidente Trump y los vínculos de su campaña con Rusia. @NYTMike

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − uno =