Tiranía y jugaditas

Actualidad Columnistas

Por Aníbal Charry González.

Ya está claro que la estrategia pérfida del Gobierno de Duque y el partido político que representa, que no a los colombianos, para sumir en el caos y la confrontación a este país, es el ejercicio de la tiranía y la práctica de malévolas jugaditas, que les permita crear las condiciones para seguir detentando el poder en beneficio del establecimiento y la extrema derecha, entendiendo  por tiranía el uso abusivo y despótico del poder político desconociendo el Estado social y democrático de derecho, la independencia de la justicia y los derechos de la oposición.

Reunión con Ministros. Fuente: Presidencia de la República

Porque eso es precisamente lo que viene haciendo Duque en su ambivalente y desastroso Gobierno, cuando sale a desconocer los fallos de la justicia ordinaria cuando no favorecen a su mentor, y lo que es más grave, profiriendo absoluciones anticipadas como lo hizo con Uribe frente  a las decisiones de la justicia para tratar de deslegitimarla, y por si fuera poca la arbitrariedad y la injerencia indebida en los asuntos de la justicia, sale ahora a atacar a la JEP diciéndole como es que tiene que proferir sus decisiones para que se imparta la justicia que él cree que debe impartirse desconociendo la misma Constitución, haciéndole coro a su jefe político empeñado en acabar con la justicia transicional, que según ellos es un monumento a la impunidad porque no resuelven las cosas a su amaño, ya que  no les sirve ninguna justicia que no favorezca sus torcidos intereses.

Balance diario a los colombianos. Fuente: Presidencia

Y Duque, además en su ejercicio despótico, siguiendo el mal ejemplo de quien lo puso en el poder cumpliendo un siniestro mandado, descalifica y estigmatiza la protesta ciudadana y el ejercicio de la oposición, de la mano de su grupo político que acude a toda clase de trampas y marrullerías, que no son más que jugadas perversas y delictuosas como la que recientemente se hiciera liderada por el esbirro de la más rastrera politiquería, el senador Macías en complicidad con el cuestionado presidente del Senado Char de su misma cáfila politiquera, para someter a votación  una proposición ilegal y conculcar un derecho de la oposición con el fin de abortar el debate de moción de censura al incompetente y arrogante ministro de Defensa.

Intervención televisiva diaria

Aquí queda claro, que no fue simplemente otra de las jugaditas a que está acostumbrado Macías en su reptilesca actitud para favorecer al Gobierno de su partido conculcando los derechos de la oposición, sino que se cometió un delito por lo cual deben ser investigados y sancionados quienes participaron en el crimen contra la oposición en ejercicio de la tiranía que vienen ejerciendo con Duque a la cabeza para arrasar con el Estado de derecho. A propósito, habría que preguntarle al procurador Carrillo que ha pasado con la investigación a Macías, por otra de sus protervas jugadas cuando era presidente del Senado para negar los derechos de la oposición. ¿Quedará impune? .

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete + 19 =