El día de hoy quiero hablarles de una sentencia de la Corte Suprema de Justicia (SL4823-2020), que trata temas que involucran a una empresa y a una trabajadora diagnosticada con depresión. Allí se definen asuntos que me parecen importantes para tener como punto de referencia en las relaciones laborales en Colombia, más en estos días cuando quizás no se tiene la total claridad para el manejo de las afecciones psíquicas con responsabilidad. No hay fracasos, sólo lecciones por aprender BBVA trabajadora Neiva Huila Colombia www.tvnoticias.com.co

“No hay fracasos, sólo lecciones por aprender”

Actualidad Columnistas
Rocío Rincón Montaño Neiva Huila Colombia columna de opinión situación global actualidad hoy jurídico situación jurídica www.tvnoticias.com.co análisis y descripción de asuntos jurídicos que permean o influyen directamente en la actual realidad de las organizaciones del país crecimiento empresarial

Por Rocío del Pilar Rincón.

El día de hoy quiero hablarles de una sentencia de la Corte Suprema de Justicia (SL4823-2020), que trata temas que involucran a una empresa y a una trabajadora diagnosticada con depresión. Allí se definen asuntos que me parecen importantes para tener como punto de referencia en las relaciones laborales en Colombia, más en estos días cuando quizás no se tiene la total claridad para el manejo de las afecciones psíquicas con responsabilidad.

En resumen, el caso trata de una mujer que durante trece años trabajó en un Banco y tuvo un desarrollo profesional importante, no obstante, debido a la muerte violenta de su esposo, padeció una fuerte depresión que le causó diferentes y sucesivos periodos de incapacidad laboral, hasta que finalmente manifestó en su organización su falta de ánimo para trabajar y su deseo de renunciar a su cargo. Años después, la trabajadora demandó a la empresa solicitando la nulidad de su renuncia, el restablecimiento del contrato de trabajo y su reinstalación al cargo que antes ocupaba, junto con el pago de salarios y prestaciones sociales dejadas de percibir.

Desde el punto de vista de la trabajadora, su argumento para el reintegro se basó en la existencia del estado de afectación psíquica que padecía para ese momento, lo cual generaba impedimento para comprender el alcance y las consecuencias de su proceder; desde el punto de vista de la empresa, su renuncia fue totalmente válida toda vez que se trató de una decisión libre y voluntaria y por ende no corresponde reintegrarla.

Luego de un largo proceso jurídico, le correspondió a la Corte  Suprema de Justicia resolver el caso y dio lugar a las solicitudes de la trabajadora,  pues encontró que el trastorno mental y depresivo que padecía había sido diagnosticado mucho tiempo antes de su renuncia y su estado de salud mental no varió después de unos largos meses, concluyendo que “el estado mental de la demandante, produjo una repercusión de sus procedimientos cognitivos, psicológicos y de conducta, lo que sin lugar a duda conlleva o se traduce en dificultades de raciocinio, alteraciones del comportamiento, e incluso en impedimentos para comprender la realidad”. Así mismo, la Corte encontró que la trabajadora ya se encontraba desarrollando su profesión de Contadora Pública y además contrajo matrimonio formando un hogar y dando a luz una hija, frente a su salud mental se demostró que sus síntomas están controlados y se encuentra estable en lo familiar, social y laboral, entendiendo que ya no hay discapacidad o impedimento que le permita reintegrarse a su cargo.

La decisión de la Corte puede abrir una puerta y generar una carga muy pesada para los empleadores, pues si bien en el caso en mención se trataba de un banco, en Colombia hay pequeñas empresas que pueden tener este tipo de situaciones y una decisión como esta las llevaría al cierre. Como lección para las empresas, recomiendo prestar atención a sus trabajadores con condiciones de salud en estudio, así mismo es fundamental tener una asesoría legal completa en los momentos de aceptación de la renuncia y hacer una evaluación detallada de su hoja de vida laboral que permita determinar el cumplimiento de los criterios legales y así evitar sanciones o pleitos por no tratar oportunamente este tipo de situaciones.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × tres =