Nos ha visitado el Contralor General de la República, Carlos Felipe Córdoba, con el fin de inspeccionar lo que el mismo ha llamado museos de corrupción, refiriéndose a los denominados elefantes blancos, en los cuales somos prolíficos en esta descaecida región, como que vergonzosamente y lo he reiterado en este mismo espacio, tenemos pastando 58 de estos grandes mamíferos del despilfarro y la corrupción, que son las mismas obras inconclusas de siempre, pero que en esta oportunidad se limitó a 7 de las más emblemáticas, en las cuales se han invertido 110 mil millones Neiva Huila Colombia ww.tvnoticias.com.co

Museos de corrupción

Actualidad Columnistas

Por Aníbal Charry González.

Nos ha visitado el Contralor General de la República, Carlos Felipe Córdoba, con el fin de inspeccionar lo que el mismo ha llamado museos de corrupción, refiriéndose a los denominados elefantes blancos, en los cuales somos prolíficos en esta descaecida región, como que vergonzosamente y lo he reiterado en este mismo espacio, tenemos pastando 58 de estos grandes mamíferos del despilfarro y la corrupción, que son las mismas obras inconclusas de siempre, pero que en esta oportunidad se limitó a 7 de las más emblemáticas, en las cuales se han invertido 110 mil millones de pesos sin que hayan podido terminarse como consecuencia de las marrullerías de siempre en la contratación pública.

Y ha llamado atinadamente como museos vergonzosos de corrupción estas obras inconclusas que se encuentran regadas por todo el país, porque ya hacen parte del corrompido paisaje nacional que pareciera con carácter perenne, como ocurre con otra clase de museos por ejemplo de dinosaurios, en tanto estamos condenados a visitarlos de vez en cuando por parte de los organismos de control – llamados con acierto como asustadurías -, sin posibilidad alguna de poderlos extirpar porque es un ejercicio sistémico de la clase política que nos gobierna sabedora de la impunidad que existe para el mantenimiento de los corrompidos elefantes blancos que ofenden con su denominación a los verdaderos proboscidios.

De ahí que es una vana ilusión lo que pretende el contralor Córdoba, de acabar como lo ha dicho con estos emblemas de la corrupción de la clase política que ya tienen incluso un Registro Nacional de Obras Inconclusas, que solo sirve para que, como también lo ha destacado el contralor, ponerle la lupa a los elefantes blancos sin posibilidad de eliminarlos, por la potísima razón de que son el filón de financiamiento espurio de campañas políticas, y por supuesto de enriquecimiento ilícito de las legiones de politiqueros corruptos que son la plaga de plagas que no nos permite salir del atraso y el subdesarrollo.

Nos ha visitado el Contralor General de la República, Carlos Felipe Córdoba, con el fin de inspeccionar lo que el mismo ha llamado museos de corrupción, refiriéndose a los denominados elefantes blancos, en los cuales somos prolíficos en esta descaecida región, como que vergonzosamente y lo he reiterado en este mismo espacio, tenemos pastando 58 de estos grandes mamíferos del despilfarro y la corrupción, que son las mismas obras inconclusas de siempre, pero que en esta oportunidad se limitó a 7 de las más emblemáticas, en las cuales se han invertido 110 mil millones Neiva Huila Colombia ww.tvnoticias.com.co
El deterioro de la gradería oriental del estadio para Futbol en Neiva es impresionante, al punto que el Contralor exclamó “La más pequeña ciudad de Europa, tiene un escenario deportivo digno”. Foto. Contraloría General dela República.

El deterioro de la gradería oriental del estadio para Futbol en Neiva es impresionante, al punto que el Contralor exclamó “La más pequeña ciudad de Europa, tiene un escenario deportivo digno”. Foto. Contraloría General dela República.

Aquí en nuestro departamento sí que somos expertos en darles de pastar a estos elefantes de la corrupción impunemente, pues que se sepa no ha habido hasta ahora sanciones ejemplarizantes para los corruptos por parte de los aquí sí, paquidérmicos organismos de control, demostrativo de que no tienen dientes para pretenderlos acabar, ya que sabido es que de las millonarias multas y sanciones que por fin imponen, solo una irrisoria cuantía se recupera efectivamente, y ni hablar de las sanciones penales que dan risa negociadas con el sistema penal absolutorio que nos rige hecho a la medida se corruptos y criminales, que a sabiendas de esa corrosiva impunidad continuarán con la reproducción de los elefantes blancos, hasta que no entendamos que la corrupción no se combate tratándola con benevolencia y buenas intenciones, sino con firmeza y penas ejemplares como se ha hecho en otras latitudes que pudieron librarse de esta plaga enemiga del progreso y el desarrollo de las sociedades como ocurrió en Singapur. Por eso, estamos condenados a ponerle estérilmente la lupa a los museos de la corrupción.

Nos ha visitado el Contralor General de la República, Carlos Felipe Córdoba, con el fin de inspeccionar lo que el mismo ha llamado museos de corrupción, refiriéndose a los denominados elefantes blancos, en los cuales somos prolíficos en esta descaecida región, como que vergonzosamente y lo he reiterado en este mismo espacio, tenemos pastando 58 de estos grandes mamíferos del despilfarro y la corrupción, que son las mismas obras inconclusas de siempre, pero que en esta oportunidad se limitó a 7 de las más emblemáticas, en las cuales se han invertido 110 mil millones Neiva Huila Colombia ww.tvnoticias.com.co
Una inspección a la derruida instalación del Estadio de Futbol, en Neiva, practicó el Contralor General de la República, pero al final del recorrido, con silencio mudo, regresó raudo a la fría Bogotá. Foto. Contraloría General dela República.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 3 =