MALAS DECISIONES EN LA ALCALDIA DE NEIVA

Actualidad Columnistas

Por Eduardo Gutiérrez Arias.

En el Concejo de Neiva hay una amplia mayoría de ediles que le aprueban al alcalde sus iniciativas, sin importar que carezcan de estudios adecuados y de una planeación rigurosa. Recientemente lo autorizaron para contratar créditos por valor de $60.000 millones de pesos para financiar 46 proyectos, seguramente de un alto interés público como la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales, la Remodelación del Estadio Guillermo Plazas Alcid y la terminación del Caimi de la comuna 9, pero todos carentes de estudios recientes de tipo técnico, financiero y administrativo, que permitan saber cuál es su valor actual, que entidades nacionales, departamentales o de cooperación técnica internacional ayudaran en la cofinanciación de los mismos ni en qué tiempo se desarrollarán las obras, porque lo que sí es seguro que para su terminación requerirán apoyo externo al municipio, pues el costo de uno sólo de ellos es superior al total del monto de los créditos autorizados. Sin estudios, planeación y gestión rigurosa, estas iniciativas podrán convertirse en elefantes blancos.

El proyecto que ha generado un mayor rechazo ciudadano es el de la creación de una empresa de capital mixto tipo SAS para administrar el alumbrado público de la ciudad. Seguramente sus implicaciones en la seguridad ciudadana y en el desarrollo del turismo, sumado a la nefasta experiencia del contrato con la firma Diselecsa entre 1997 y 2017, que fue tan nocivo para la ciudad, han vuelto el tema más sensible al interés de la gente. Varios gremios profesionales, directivos y profesores de la Universidad Surcolombiana, la Cámara de Comercio, la Tertulia el Botalón, la Asociación de Veedurías Ciudadanas, ediles de las comunas, sindicatos y Juntas Comunales se han pronunciado en contra de esta iniciativa. Sin embargo eso no afectó la decisión del concejo. El día en que este asunto fue tratado, con un cerco militar de ejército y policía para impedir el ingreso al recinto de ciudadanos interesados en el tema, 12 concejales aprobaron el acuerdo otorgándole facultades a Gorky Muñoz para crear la empresa de capital mixto que se encargará del alumbrado público, 3 se retiraron del recinto antes de la votación y 4 lo votaron negativamente: Leila Rincón, Juan Diego Amaya, Johan Steed Ortiz y Faiber Tamayo.

Neiva se suma a ciudades como Villavicencio, Armenia, Florencia y Cali, las que al entregar el servicio de alumbrado público, parcial o totalmente a empresas privadas, complicaron su administración y se aleja de experiencias exitosas como Bucaramanga, Ibagué y Santa Marta que avanzan en la modernización del servicio por cuenta del propio municipio.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × tres =