LAS ALIANZAS POLÍTICAS

Actualidad Columnistas

Por Eduardo Gutiérrez Arias.

Si existiera lógica, principios y racionalidad en la política, dos grandes coaliciones deberían estarse disputando la gobernación del Huila en las elecciones de octubre próximo. Del lado de la derecha, quienes apoyan al presidente Duque y a su mentor el senador Álvaro Uribe en temas como el derrocamiento del gobierno de Maduro en Venezuela a cualquier precio y bajo la dirección del presidente Trump de los E.U., el desconocimiento de los acuerdos de paz con las FARC y de lo que allí se pactó como la JEP, las Circunscripciones Electorales de Paz para las víctimas del conflicto, la Reforma Agraria y la devolución a los campesinos de las tierras de las que fueron despojados con violencia. Planear el desarrollo sobre los grandes proyectos minero/energéticos, que inundan tierras de producción agropecuaria, contaminan el medio ambiente y generan grandes desplazamientos de población como en Hidroituango, el Quimbo o Betania. También cerrar la perspectiva de una solución negociada del conflicto armando y privilegiar la guerra para derrotar el enemigo.

En la otra orilla debería existir una coalición de centroizquierda conformada por aquellos partidos y movimientos que defienden los acuerdos de paz de La Habana como un pacto que el Estado colombiano debe honrar y cumplir. La búsqueda permanente de la paz y una solución política a los conflictos armados que ha vivido Colombia o puedan generarse. Que privilegie la defensa del agua, el medio ambiente y el desarrollo sostenible y sustentable. Que propicie la reforma agraria restituyendo las fincas a los campesinos desplazados por la violencia, le de tierras a los desempleados rurales, propicie su asociatividad y los dote de tecnología, riego, crédito y sistemas de mercadeo justo para su producción. Que estimule la agroindustria, la soberanía alimentaria, y la exportación de excedentes. Que haga de la educación y la salud, bienes públicos de excelencia para todos los huilenses. Que estimule el desarrollo cultural, la investigación científica y la innovación. Que propicie la construcción de una región Surcolombiana con los seis departamentos que histórica, cultural y geográficamente la integran, favoreciendo la terminación de las carreteras que nos comunican con departamentos vecinos, el ferrocarril tanta hacia la costa Pacífica como al Atlántico y la navegabilidad del Magdalena desde Neiva.

En el primer bloque veo un gran avance de procesos de unidad entre los partidos Centro Democrático y Conservador. En el segundo, aunque con mayor lentitud y dudas, se perfilan acercamientos de los Verdes, el Polo, la UP, Colombia Humana, Mais, Asi, el partido Liberal y sus distintas disidencias y un respetable sector del Conservatismo Progresista. ¡Amanecerá y veremos!

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece − uno =