LA BOFETADA A LARA

Actualidad Columnistas

Por Carlos Tobar

Un refrán popular reza que “Dios no castiga ni con rejo ni con palo”, una aseveración que le caza con precisión al alcalde Rodrigo Lara Sánchez en el sonado caso del gerente de la Ese Carmen Emilia Ospina, David Cangrejo. Después de que durante la campaña electoral, había prometido que su gobierno sería el campeón de la transparencia y de la lucha contra la corrupción, de manera inexplicable, apoyó la reelección de Cangrejo con el argumento de que “era uno de los nuestros” y en consecuencia “la decisión era política”. No importó que sobre el personaje de marras existieran denuncias de comportamientos delictuales, que obligaban a la administración municipal a revisar su vinculación con un gobierno que, repito, levantaba como enseña la lucha contra la corrupción.

La denuncia que llevó a la Fiscalía a actuar por violación al régimen electoral, fue interpuesta por el concejal Mateo Trujillo, quién percibió que el uso de los recursos económicos e institucionales de la Ese municipal, se hacían de manera indebida para favorecer al candidato de las preferencias de Cangrejo, Felipe Hernández, hoy también vinculado al proceso judicial. Las denuncias fueron públicas, de manera que el alcalde era conocedor de la situación, por eso la opinión pública y muchos de quienes le apoyamos quedamos estupefactos por su decisión de ratificar a Cangrejo, un personaje sobre el que además, hay fuertes sospechas de manejo indebido de los recursos de la salud.

Siendo el servicio de salud una de las carencias que más atormentan a los ciudadanos, especialmente a los más pobres, se esperaría que quienes manejaran las instituciones del sector fueran las personas más idóneas. No solo con capacidad administrativa y operativa, si no de honestidad a toda prueba. Aquí no caben compromisos con amigos, por cercanos que sean, ni preferencias políticas o de grupo, ni simpatías o afectos; en ese tipo de responsabilidades las competencias profesionales y éticas deben primar por encima de cualquier consideración, con una única condición: la identidad plena con la política pública definida por la administración para la prestación del servicio.

Este es un llamado de atención que la vida política le da al alcalde Lara para que preste atención a la administración de la ciudad que le fue encomendada. La campaña electoral quedó atrás, ahora la eficacia será el rasero con el que será medido su gobierno y, en este campo, el trabajo del equipo es vital. Personas no solo comprometidas, sino conocedoras del sector que manejan. No hay espacio para los bacalaos, y el alcalde no puede equivocarse en la conformación y el manejo de su equipo administrativo. Sería fatal.

Finalmente, doblemos esta triste página diciendo que, los ciudadanos que elegimos al alcalde Rodrigo Lara Sánchez le dimos un voto de confianza, no un cheque en blanco.

Comentarios

2 thoughts on “LA BOFETADA A LARA

  1. Siempre e dicho que los recursos de la salud se las roban en un 70 %,nunca pasa nada porque las ias miran para otro lado

  2. Siempre e dicho que los recursos de la salud se las roban en un 70 %,nunca pasa nada porque las ias miran para otro lado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 1 =