El incumplimiento oficial de vitales compromisos, con la población civil, lo reconoce la Corte Constitucional Colombiana, luego de dos años del devastador huracán Iota sobre territorio caribeño norte nacional Justicia reconoce incumplimiento tvnoticiascol www.tvnoticias.com.co

Justicia reconoce incumplimiento

Actualidad Emprendimiento / Gente

El incumplimiento oficial de vitales compromisos, con la población civil, lo reconoce la Corte Constitucional Colombiana, luego de dos años del devastador huracán Iota sobre territorio caribeño norte nacional.

De conformidad con el Alto Tribunal, que atendió tutela de la comunidad raizal, en colaboración del Grupo de Acciones Públicas de la Universidad del Rosario, la reconstrucción del archipiélago está lejos de terminar y por lo tanto impartió una serie de órdenes que buscan la protección de la integridad cultural, la salud, la vivienda digna y la salubridad de los raizales.

Le puede interesar: El problema de San Andrés lo desnudó el Huracán Iota

“Con ocasión de las nefastas consecuencias que dejó a su paso del huracán Iota en el Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, el 14 de noviembre de 2020 y que destruyó el 98% de la isla de Providencia que generó y exacerbó condiciones de vulnerabilidad para el pueblo raizal”, señala informe relacionado con la tutela interpuesta por Ana María Sánchez asesora del GAP de la universidad del Rosario.

La determinación de la Corte Constitucional, evidencia, una vez más, que la reconstrucción de la isla caribeña colombiana, fue una promesa presidencial incumplida y con una inversión billonaria que quedó en las alforjas de los tradicionales contratistas de oficio.

De interés: Murciélagos que sobrevivieron al Iota

Corresponderá a la Administración Nacional actual, adelantar trabajos que permitan devolver a los raizales, una esperanza que frustró, ante la cara de todos los colombianos, durante dos años consecutivos, el gobierno de Juan Manuel Santos Calderón.   

El estimado

La Corte Constitucional, en el marco de una acción de tutela interpuesta por la comunidad raizal, en colaboración con el Grupo de Acciones Públicas (GAP) de la Universidad del Rosario, profirió un fallo informando que la reconstrucción del archipiélago está lejos de terminar e impartiendo una serie de órdenes que buscan la protección de la integridad cultural, la salud, la vivienda digna y la salubridad de los raizales.

El Alto Tribunal, por medio del boletín de prensa número 122, con fecha 28 de octubre, informa que ordenó al Gobierno y a diferentes entidades adoptar medidas en el marco del proceso de tutela interpuesto por Josefina Huffington Archbold, en representación del pueblo raizal, el cual contó con el apoyo y acompañamiento permanente del Grupo de Acciones Públicas (GAP) de la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad del Rosario, con ocasión de las nefastas consecuencias que dejó a su paso el huracán Iota en el Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina el pasado 14 de noviembre de 2020 y que destruyó el 98% de la isla de Providencia, lo cual generó y exacerbó condiciones de vulnerabilidad para el pueblo raizal.

Le puede interesar: Imágenes devastadoras del Huracán Iota

Esta acción de tutela fue interpuesta con el propósito de garantizar la protección de los derechos fundamentales de la comunidad, como lo son la integridad cultural, la salud, la vivienda digna y la salubridad, vulnerados en virtud de los problemas que se han generado por la reconstrucción en las islas, dijo Ana María Sánchez, asesora del GAP de la Universidad del Rosario.

El citado boletín emitido por la Sala Séptima de Revisión de la Corte, con ponencia de la magistrada Cristina Pardo Schlesinger, encontró que, si bien el Gobierno Nacional ha avanzado en la reconstrucción y rehabilitación integral de las islas, este proceso no ha sido eficiente y ha estado enmarcado bajo un enfoque unilateral y arbitrario, desconociendo las necesidades básicas del pueblo raizal, vulnerando la efectiva protección de sus derechos fundamentales.

Asimismo, la Corte Constitucional precisó que el Gobierno Nacional incumplió los acuerdos alcanzados con los habitantes de Providencia y Santa Catalina en noviembre de 2020, sin permitir su participación posterior y sin tener en cuenta las vulnerabilidades de las islas.

De interés: La inoperante y sinuosa comisión de acusación

Dentro de las medidas de la Corte Constitucional, se consagra que las autoridades responsables deberán (i) intervenir el hospital de campaña, con el fin de garantizar a la población raizal las condiciones mínimas de disponibilidad, aceptabilidad, accesibilidad y calidad en la prestación del servicio de salud; (ii) garantizar a los habitantes el abastecimiento diario de mínimo 65 litros de agua potable para su consumo personal y doméstico; (iii) convocar a la comunidad raizal, con el fin de adelantar un proceso de consulta previa sobre la reconstrucción integral de las islas de Providencia y Santa Catalina; (iv) realizar el cierre y restauración de los terrenos de las islas que han sido utilizados para el acopio temporal de escombros, basuras y residuos orgánicos; y (v) solucionar de manera definitiva el vertimiento de aguas negras domésticas.

Teniendo en cuenta lo anterior, es oportuno resaltar que el presente pronunciamiento de la Corte Constitucional no solamente expresa un contenido acertado y coherente a luz de los derechos fundamentales y necesidades de la comunidad raizal, sino que nuevamente demostró que el Alto Tribunal ha sido históricamente responsable de la protección y reivindicación de los derechos de esta etnia, indicó la abogada de la Universidad del Rosario.

Leer: Lo que no se informó

Para Ana María Sánchez, es importante aclarar que el presente fallo es un gran paso para la protección de los derechos fundamentales de este pueblo, pero no es el paso final, pues aún falta mucho para alcanzar el objetivo buscado que es lograr que la comunidad, después de 2 años, pueda tener una vida digna en su territorio ancestral.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

catorce − 6 =