INTELECTUALES Y ARTISTAS POR LA DEMOCRACIA Y LA PAZ

Actualidad

 

DEFENSA DE LA DEMOCRACIA Y LA PAZ

Ante la guerra sucia de informaciones, el odio, y el apasionamiento ciego en que nos han querido meter  a todos en éstas elecciones, como si se tratara de echarnos en un saco de basura, nos preguntarnos ¿por qué si Zuluaga y Santos, como lo afirmara un columnista, representan dos candidatos de la derecha, cuyos programas económicos de carácter neoliberal son tan similares, se ha llegado a tal extremo de polarización, que  otros candidatos, que representaban mejores opciones no tuvieron ninguna posibilidad de competir? 

De un lado están los partidarios del gobierno anterior, que asestó duros golpes a la guerrilla (que el actual continuó, al dar de baja a Jojoy, a Cano y a más de 50 mandos medios), devolviendo un amplio margen de tranquilidad en los campos y carreteras del país; que modificó nuestra Constitución,  inaugurando la reelección,  para permitirle a su jefe cumplir la promesa de que en otros 4 años, la derrotaría y enterraría definitivamente;  y que  generaría el aumento de la productividad, el empleo, la salud y la educación para todos los colombianos; tal y como lo está repitiendo nuevamente la campaña Zuluaga presidente; solo que como reza la canción: «…el zorro pierde el pelo, nunca las mañas» y ése bolero de promesas incumplidas ya lo escuchamos repetidamente durante los ocho (8) años del gobierno de la seguridad democrática.

 Al término de dicho gobierno, salvo una relativa tranquilidad en los campos, y un auge en la inversión extranjera,  la inseguridad en las ciudades y sus periferias, era y es aterradora. Recuérdese por ejemplo el caso de la Costa, en donde  dos  jóvenes estudiantes enamorados acamparon en una playa, confiados en el cuento de que el problema de la seguridad estaba resuelto y fueron asesinados por miembros de las bandas  criminales del paramilitarismo, que en ése gobierno hizo su  proceso de paz:  dizque porque “no sabían quiénes eran”.

Al cabo de ocho años de un gobierno que tenía mayorías absolutas en el Congreso y, sin embargo, hizo muy poco en lo social (por eso logró hundir la Ley de víctimas, que le tocó al gobierno Santos aprobar)  y de su  confianza inversionista (léase regalo de nuestros recursos mineros y acuíferos a las transnacionales ), el desempleo, la crisis de la salud y de la educación, la pobreza y la desigualdad  eran terribles, así como el costo desmadrado de los medicamentos y los insumos agrícolas; que solo con el  actual gobierno, se están poniendo en cintura;

En el Huila, por ejemplo, fue en ése gobierno, que se expidió la Resolución No. 321 de 2008, que declaró de utilidad pública e interés social el área que comprende los predios necesarios para la construcción y operación del Proyecto Hidroeléctrico El Quimbo y,  luego, la Resolución 0899 de 2009, que le concedió la licencia ambiental; para que dicho jefe  les dijera a los huilenses   que la  represa del Quimbo no tenía reversa, que lo único que debían  de hacer, era prácticamente irle a llorar a Emgesa, para ver qué migajas  lograban sacarle y hoy sabemos los incalculables daños ambientales, arqueológicos y humanitarios que ha causado,  y de la tremenda amenaza de que con el llenado del Quimbo, desaparezca de un tajo la industria piscícola de Betanía; convirtiéndose en otro grave entuerto o problema heredado, que le ha tocado afrontar y busca solucionar  al actual gobierno, tal y como ocurrió con la crisis agropecuaria.

También le dejó a Neiva y al Huila el Contrato E&P Bloque VSM-13 Ronda Colombia 2010, que entregó en concesión 56.000 hectáreas, para exploración petrolera en el río Las Ceibas, suscrito  entre Alange Energy Corp. Sucursal Colombia y la Autoridad Nacional de Hidrocarburos, que gracias a la masiva movilización de  Neivanos y huilenses y a la decisión del presidente Santos, se logró echar para atrás, declarándose oficialmente por las partes la terminación de dicho contrato el pasado 29 de mayo.

Que “Santos les va a entregar el país a las Farc” o al «Castro-Chavismo»,  «que no se sabe nada de lo que se está negociando en la Habana»; pero a renglón seguido se afirma: «que se está pactando por debajo de la mesa un cogobierno con las Farc, y mancillando el fuero y la dignidad de las Fuerzas Militares»;  son falacias,  que como el «coco» con el que se asustaba a los niños, se ha pretendido espantar a incautos y desinformados;  cuando, como lo dijera Héctor Abad Faciolince en el Espectador:  la inflación del año 2013  fue la más baja en más de medio siglo; el PIB viene creciendo a un ritmo elevado; El ingreso per cápita es más alto que en los tiempos de Uribe y  la tasa de inversión (uno de sus famosos huevitos) es la más alta de la historia del país..

Todos los acuerdos a los a que se ha llegado con las Farc, están dentro del estricto respeto a la Constitución y la Ley y  han sido difundidos por los medios de comunicación, pudiendo consultarse en la página www.mesadeconversaciones.com.co .Acuerdos que tienen que ser aprobados por el pueblo en referendo y cuando,  no en vano, los ex-generales Mora Rangel y Naranjo (dos de los más troperos de nuestras fuerzas militares, que integran el equipo negociador), han  tenido que salir  en varias oportunidades a desmentir tamañas infamias.

Si bien se ha catalogado a Santos de centro -derecha, hay un abismo de diferencia con su opositor, como lo dijera la senadora electa Claudia López, pues no solo está buscando seriamente la paz para los todos los colombianos, sino que en su gobierno no se patrocinan chuzadas ilegales, ataques y burlas a las instituciones  (Fiscalía, Registraduría, Rama judicial etc.), no se entra por la puerta de atrás del Palacio de Nariño a la Mafia; no se nos pone al borde de la guerra con nuestros vecinos; ni sus hijos se enriquecen con las políticas de gobierno (lotes que se vuelven zonas francas y negocios de basuras etc.); no representa el autoritarismo, que como en los tiempos de Hitler, y de todas las dictaduras totalitarias de derecha o izquierda, busca acabar  con los partidos y las instituciones democráticas (recuérdese que en el gobierno anterior el partido conservador no pudo tener candidato presidencial y, lo tuvo ahora, para hacerle una tronera a la unidad nacional; y el partido liberal, en ése gobierno,  se redujo a su mínima expresión), para sustituirlas por el partido único del dictador y unas instituciones al tamaño y a la medida de sí mismo; porque el autoritarismo,  necesita vitalmente, para poder existir y subsistir,  de la prolongación indefinida de la guerra y de la existencia de las Farc y las guerrillas: para mantener su discurso y su razón de ser; lo que explica su feroz ataque al proceso de paz, porque sabe,  que como nunca antes, Colombia tiene unas inmensas posibilidades de salir de ése pantano de sangre. 

Los que soñamos con una patria para todos y una patria en paz,   invitamos al pueblo en general y especialmente a los estudiantes, a los sin partido y a los abstencionistas a votar por el presidente Santos, porque se trata de defender la búsqueda verdadera de la paz y de preservar las instituciones democráticas que tenemos, contra el recorte de las libertades públicas,  los derechos humanos y la guerra sin fin (entre muchos males),  que representa el autoritarismo de extrema derecha.

Firmamos a los  10 días del mes de junio de 2014:

  • José Marcelino Triana Perdomo
  • Aníbal Charry González
  • José Miller Trujillo
  • Cecilia Vargas Muñoz
  • Isaías Peña Gutiérrez
  • Gabriel Calderón Molina
  • Fernando Núñez
  • Liberio Jiménez Jiménez
  • Jairo Ramírez Bahamón
  • Camilo Francisco Salas
  • María Ruth Arboleda
  • Delimiro Moreno Calderón
  • Eustorgio Gutiérrez
  • Esmir Garcés
  • Jorge Alirio Ríos
  • Alfonso Vélez Jaramillo
  • Arnulfo Sepúlveda
  • María del Carmen Jiménez
  • Jairo Plazas
  • Ana Patricia Collazos
  • Fhanor Satizabal
  • Gerardo Méndez
  • Lida Victoria Cortés Soto
  • Julio César Téllez
  • José Ignacio Valencia
  • Clímaco Sánchez Calderón
  • Marco Fidel Yukumá