HAZAÑA ÉPICA

Actualidad Deportes

Por Eduardo Gutiérrez Arias.

Que un equipo femenino de fútbol en Colombia, de un departamento marginado como el Huila, con tan limitados recursos, haya ganado la Copa Libertadores de América, es una hazaña épica que permanecerá registrada con letras de oro en los anales del deporte mundial. Atrás quedaron los equipos más poderosos del continente como Colocolo de Chille, UAI Urquiza de Argentina, Unión Española de Ecuador, Peñarol de Uruguay, Cerro Porteño de Paraguay y el poderoso Santos de Brasil, varias veces campeón de la Liberadores. En Colombia el campeonato profesional femenino de futbol sólo se ha jugado en los dos últimos años. El equipo opita fue subcampeón en 2017 y campeón en 2018. Este milagro deportivo es obra de 19 mujeres, entre quienes debemos destacar a Yoreli Rincón, la número 10, a Gaby Santos, la capitana, a Carmen Rodallega, Aldana Cometi, Fabiana Vallejos y la arquera Daniela Solera, que desafiando la cultura machista colombiana decidieron construir su proyecto de vida con el futbol, el deporte que mueve multitudes en los cinco continentes y que en un mundo donde la equidad de género gana cada vez más espacio, no podía ser exclusivamente masculino. De manera que debemos hacerle un reconocimiento especial a los dueños y directivos del Atlético Huila por su decisión de tener un equipo profesional femenino, que hoy es ejemplo para el equipo masculino, con tan limitados resultados en el 2018. Otros puntales del triunfo fueron el técnico Albeiro Erazo, el empresario Diego F. Perdomo, sin cuyo esfuerzo el equipo no existiría y los patrocinadores COMFAMILIAR del Huila, Perlun Ltda.,  Attle Deportes SAS, Speedwi, Alcaldía de Neiva y Gobernación del Huila.

El portentoso logro del Atlético Huila Femenino, ya  comienza a hacer milagros. La Federación Colombiana de Futbol, estaba renuente a continuar con el campeonato profesional femenino, pero este hecho ha movido el alma de los directivos y han anunciado que habrá campeonato en 2019. La construcción de barras y fanaticada es cuestión de tiempo y se incrementa después de proezas como esta. En el Huila esperamos que este hecho movilice también la conciencia de autoridades y funcionarios nacionales y locales para un rápido trámite en la nueva adjudicación del contrato para terminar la remodelación del Estadio Guillermo Plazas Alcid. Y que el premio llegue a manos de quienes los ganaron, el equipo femenino del Atlético Huila. La gran recepción que el pueblo opita les tributó a las campeonas es apenas el comienzo de una larga historia de triunfos y grandes festejos deportivos.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 2 =