Entre el fascismo y una democracia amplia

Actualidad Columnistas

Por Eduardo Gutiérrez Arias.

Mientras en América Latina, los partidos y movimientos progresistas, defensores de una democracia amplia y participativa, recuperan poder y espacios de gobierno, como en Bolivia donde gana las elecciones Luis Arce del Movimiento al Socialismo (MAS) con cerca del 55% del total de sufragantes y en Chile donde triunfó con cerca del 78% de los votos, el referendo por una nueva Constitución Política que derogó la Constitución Pinochetista de 1980, en Colombia se fortalece el autoritarismo. En manos del poder ejecutivo está la mayoría del poder legislativo, los órganos de control y vigilancia como la Procuraduría, la Contraloría General, la Fiscalía y la Defensoría del Pueblo. Contra el poder judicial hay un permanente asedio y acoso de los partidos de gobierno, anunciando reformas e intentando presionar sus fallos. A la oposición política el régimen le niegan sus derechos constitucionales como sucedió la semana pasada en el Senado, cuando las mayorías gobiernistas mediante una proposición irreglamentaria e ilegal, negaron la realización del debate de censura al Ministro de Defensa, que había convocado más del 10% de los miembros del Senado, tal como lo prescribe el reglamento interno de esta corporación. No importó la Constitución Política del país, que en su artículo 135 establece los procedimientos de censura. Una “jugadita” de las mayorías uribistas impidió el desarrollo del debate.

Alborozo por el triunfo en las últimas elecciones en Bolivia. Fuente: Opinión Bolivar

Aunque los sectores de izquierda y oposición democrática al régimen gobernante en Colombia, vienen ganado prestigio por la seriedad de los debates de sus parlamentarios, la enfermiza tendencia al divisionismo, han impedido la cohesión de un movimiento con la fuerza y la unidad necesaria para ganar el gobierno y realizar las reformas democráticas que el país viene reclamando desde hace muchos años. El pasado domingo escuche por las redes sociales el programa de los tres Danieles (Coronel y los Samper) quienes tenían invitado a Jorge Robledo para explicar la razón por la cual su grupo se retira del Polo Democrático Alternativo, para crear otro movimiento llamado Dignidad. Los periodistas, quienes confesaron haber votado en las pasadas elecciones por él para Senado, buscaron que explicara la razón para esta nueva división, pero él, a pesar de su reconocido brillo intelectual, no lo hizo. La única explicación parece ser que, para el MOIR, el proyecto del Polo se agotó y hay que buscar otras alternativas. Los tres Danieles no se explicaban como hoy, con el uribismo en el poder y con el autoritarismo creciente, los sectores democráticos, antes que unirse, se fragmentan más.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 − seis =