Es un imperativo moral, social y humano, defender y proteger los recursos naturales, destinados, por la naturaleza, para satisfacer necesidades colectivas de los seres vivos. Empresa de Generación de Energía del Huila - EMGEHUILA cartel energético español-Italiano.Ya dominan más del 24% de la generación eléctrica colombiana. EMGESA-Enel Quimbo y venta de ISAGEN-Hidrosogamoso ELECTROHUILA tvnoticiascol www.tvnoticias.com.co

Empresa de Generación de Energía del Huila – EMGEHUILA

Actualidad Columnistas

Por Marcos Silva Martínez

Es un imperativo moral, social y humano, defender y proteger los recursos naturales, destinados, por la naturaleza, para satisfacer necesidades colectivas de los seres vivos.

Este el mandato social para defender los recursos nacionales y evitar el accionar irresponsable y abusivo de transnacionales, que con el beneplácito y la complicidad de quienes ejercen poder público e institucional, facilitan el saqueo de las riquezas nacionales.

Puede interesar: Alternativas

Al respecto, las utilidades que producía y produce la CHB, cuyos montos anuales, fácilmente se podían consultar en la web, no dejan duda. Hasta el 2005, año en que vinieron a menos, por la pérdida de potencial efectivo de generación eléctrica, obedece al precoz llenado de sedimenta del bazo del embalse y presumiblemente deficiente mantenimiento. El Proyecto Quimbo, fue previsto para alarga la vida útil y rentabilidad de Betania. Parece que nacionalmente no fue advertido y nadie dijo nada.

Las cuantiosas utilidades, son para exportarlas y reforzar el cartel energético español-Italiano.Ya dominan más del 24% de la generación eléctrica colombiana. EMGESA-Enel, son extranjeras. Tienen amplio dominio en el sector, en Europa. 

El espejismo irreflexivo y la irresponsabilidad social y políticas de la clase dirigente nacional y gobernantes de turno, sobre la defensa y protección de los recursos patrimoniales de la nación, son los responsables de la existencia del Quimbo y venta de ISAGEN-Hidrosogamoso, venta hecha bajo los privilegios y gabelas entregados por el gobierno de turno, con los que pudo y puede ocasionar más perjuicio que beneficio, para el Huila y Colombia.

De interés: El perverso festín electoral colombiano

La presentación maquillada y los espejismos de sus efectos positivos (ante la muda Cámara de Comercio de Neiva-2007-2008), pudo y puede seguir deslumbrando incautos y entregando la riqueza nacional a cambio de nada.

La primera afectada es la soberanía nacional, seguida por la pérdida de recursos naturales y patrimoniales de la nación y oportunidades de desarrollo nacional y regional.

El anuncio de la construcción del Qimbo, fue disfrazado con el concepto de Concesión y presunto desarrollo regional.

Puede interesar: Reforma al sistema de salud

Las precisiones sobre los alcances de la Concesión no los concretaron.  ¿Es una concesión? Eh ahí el problema. Si es concesión debe tener reversión a la nación o a la región. No está definida.

Esta indefinición es muy grave para la nación, en general. Por esa razón, debe evitarse a toda costa la entrega de ELECTROHUILA a EMGESA-Enel u otra multinacional y exigir la reversión del sistema hidroeléctrico El Quimbo. Es posible. Debemos hacerlo.

¿Cómo explicar y entender las limitaciones que pretendieron imponer a los colombianos, para el uso de las aguas del Río Magdalena y por qué? 

Leer: Colombia imperio de corrupción e impunidad

¿Por qué no cumplen sus obligaciones legales y las ordenadas en Sentencia Judicial, por el Tribunal Administrativo delo Huila? ¿Laxitud jurídico-legal y complicidad institucional?.

Y toda esa tropelía de inmoralidad, irrespeto nacional, entrega de soberanía y sumisión al capital transnacional, con la anuencia y complacencia del diabólico gobierno de Uribe y la institucionalidad vigente, hasta hoy. Parece que esa circunstancia y percepción, estimuló a la multinacional a incumplir obligaciones básicas, propias de ese tipo de empresas, incluidas las definidas en la Licencia Ambiental y fallos de organismos judiciales.

De interés: Reforma académico-educativa nacional

Esas experiencias desastrosas para el Huila y Colombia, deberían de motivar y movilizar a representantes del poder institucional y a las fuerzas vivas de la región y al pueblo en general, a exigirle al gobierno de turno, haga efectivo el cumplimiento de las obligaciones legales de esas multinacionales, relacionadas con sus desarrollos empresariales y comerciales, en territorio nacional y en particular lo relacionado con la Hidroeléctrica El Quimbo. Son temas que se deben plantear y debatir, ante el gobierno central, para exigirle que en la anunciada venta de ELECTROHUILA, se privilegien los derechos naturales del departamento y facilite esa adquisición, para no entregarla, posiblemente, a la multinacional EMGESA-Enel u otra. Todas son iguales.

El Huila puede y debe comprar a ELECTROHUILA. Es posible hacerlo. Se requiere imaginación, decisión y responsabilidad política y social del poder público.    

Leer: Cálculos diabólicos, intereses mezquinos, circo y perversidad

El Departamento, con sus 37 municipios y accionistas privados regionales, puede constituir la EMPRESA DE GENRACION DE ENERGÍA DEL HUILA, partiendo de la negociación y compra de ELECTROHUILA, y de esa manera, explorar, definir y ejecutar la construcción de Micro-Centrales hidráulicas, centrales eólicas y fotovoltaicas, en el departamento.

Así se hace empresa y se puede redistribuir el ingreso, mediante democratización accionaria, entre nacionales. En los países industrializados, la mayoría de familia, son accionistas de empresas.  

Para cubrir esas inversiones, pueden recurrir al crédito. Se realizan y amortizan en varios años. Sin   cohechos y concusiones, tan arraigados en Colombia, en los últimos años, pueden ahorrar y responder los entes públicos, por esas inversiones e impulsar el desarrollo nacional.

De interés: Inseguridad, criminalidad y responsabilidades

La presunta decisión del Departamento del Huila de comprar ELECTROHUILA, es plausible. Pero, al mismo tiempo se requiere quien lidere la compra de ELECTROHUILA y la constitución de la empresa de energía. Es perentorio responder a los desafíos del desarrollo y de la dinámica empresarial, con proyectos y programas que creen riqueza para los nacionales. No tiene justificación que el capital transnacional, cazador de jugosas utilidades, se apropie de la riqueza natural nacional, imponga sus leyes, nos domine y explote. Los impuestos que pagan las multinacionales, resultan ridículos, por las gabelas tributarias, otorgadas por el régimen pro- capitalista, frente a las utilidades netas que produce, la generación hidroeléctrica y otras ambientalmente sanas. 

Una hidroeléctrica, de 60 Megavatios, no supera los 100 millones de dólares, $400.000 millones. Municipios con presupuesto desde $15.000 millones, que aporten $3.000 millones, cada uno. Cuatro, de a $10.000 millones. Neiva $50.000. El Departamento, $100.000 millones. Más aporte accionario privado. Se requiere quien piense, organice y dirija, con honestidad.

De interés: Pensemos, analicemos, concluyamos y actuemos

En el presente siglo, Neiva invirtió más de $15.000 millones en un intercambiador vial, no prioritario. Neiva y la Gobernación del Huila, invirtieron más de $40.000 millones, para optimizar el acueducto, sin resultados efectivos, diferentes a la deuda. Neiva invirtió-despilfarro más de $70.000 millones en la construcción del Reservorio, sin provecho alguno. El departamento gastó más de $40.000 millones en el riego Picol -Tesalia. Están perdidos. Así como lo referido, muchos otros casos. ¿En cifras actualizadas, cuento suma en el presente?

Es menester, más y mejor análisis para tomar las decisiones sobre la inversión pública y el ejercicio del poder público. El rigor técnico debe prevalecer en todo proyecto de desarrollo económico y en particular de la infraestructura, sin politiquería y corrupción. El uso de los recursos públicos, debe ser transparente, previa evaluación técnico-económica, que garantice la alternativa óptima.

No es imposible lograr resultados positivos. Se requiere voluntad política, responsabilidad social y honestidad de la dirigencia regional y de sus gobernantes.

Eso siempre ha faltado en el Huila y Colombia. Demostremos lo contrario.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 + 9 =