Como ha sido una constante de todos los gobiernos durante los últimos 30 años, el nuevo gobierno de Gustavo Petro presentó la primera de su cuatrienio, sí, la primera porque el ministro de Hacienda ya anunció -no sé si en tono de guasa- que podrían ser una o dos más Empezó el gobierno de Petro otra Reforma Tributaria tvnoticiascol www.tvnoticias.com.co

Empezó el gobierno de Petro: otra Reforma Tributaria

Actualidad Columnistas

Por Carlos Eugenio Tobar Gutiérrez.

“El arte de recaudar impuestos consiste en desplumar al ganso obteniendo la mayor cantidad de plumas con el mínimo de graznidos”.

Jean-Baptiste Colbert, ministro de Luis XVI

Como ha sido una constante de todos los gobiernos durante los últimos 30 años, el nuevo gobierno de Gustavo Petro presentó la primera de su cuatrienio, sí, la primera porque el ministro de Hacienda ya anunció -no sé si en tono de guasa- que podrían ser una o dos más.

Siempre, todos, señalan que en Colombia se precisa una reforma estructural. Pero, por lo que parece, esta tampoco va a ser. Lo que dice mucho de lo poco seria que es la política fiscal en el país.

Le puede interesar: El ABC de la nueva reforma tributaria

El gobierno a través de sus voceros ha dicho con claridad que el producto de la reforma se dedicará a cuadrar parte de las deficitarias cuentas fiscales y a cumplir con parte de las promesas del presidente Petro. No hay compromisos precisos pero, eso es lo que dicen.

La primera preocupación es que la propuesta se limita a tratar de recaudar recursos adicionales de una economía que pareciera estática. Si reconocemos que la parte formal de la economía colombiana solamente incorpora a un 30 o 35% de la población, sino nos proponemos crecer para que el resto de la capacidad productiva empresarial y de trabajo, participen creando riqueza, nunca habrá los ingresos necesarios en las arcas públicas para atender las necesidades de la sociedad.

De interés: FEDEGAN y la Reforma Agraria

Antes de decirnos que a los mismos que podemos aportar nos van a arrancar una pluma más, como en la anécdota de Colbert, nos quedamos esperando la propuesta de crecimiento económico. Una propuesta de convergencia nacional donde el gobierno garantizara que el mercado interno del país será un redil seguro para todos los inversionistas y trabajadores colombianos y extranjeros que quieran apostar a un país próspero, soberano e independiente.

Si esa fuera la orientación, no para un gobierno, sino para varias generaciones, los recaudos tributarios serían, a la larga, extraordinarios.

Leer: Urge Reforma a la Institución Militar

La tragedia histórica de Colombia es que quienes nos han dirigido no tienen una propuesta seria para transformar de verdad el aparato productivo del país. Les da miedo, por ejemplo, desatarse de la tutela asfixiante de los organismos internacionales (FMI, OCDE o Banco Mundial), que bajo la orientación de los gobiernos de los Estados Unidos, no nos dejan hacer,  las reformas fiscales estructurales que precisa el desarrollo nacional.

Les quedo debiendo a mis amables lectores el análisis de la propuesta gubernamental, que ojalá permitan que se discuta a espacio y de manera juiciosa y que resistan -gobierno y parlamentarios- la tentación de despacharla con mensaje de urgencia. Sería lamentable.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

10 + 5 =