Cada contienda electoral, con el correr del tiempo y la progresiva irresponsabilidad e inmoralidad de los dirigentes políticos, devino en un festín de conciencias y subasta anticipada de lo público. Ahí se negocian compromisos, patrimonio público, presupuestos y burocracia, por debajo de la mesa. En el festín electoral, tal como se percibe, se evidencia el colapso moral en el ejercicio de la política y de sus dirigentes El perverso festín electoral colombiano tvnoticiascol www.tvnoticias.com.co

El perverso festín electoral colombiano

Actualidad Columnistas

Por Marcos Silva Martínez.

Cada contienda electoral, con el correr del tiempo y la progresiva irresponsabilidad e inmoralidad de los dirigentes políticos, devino en un festín de conciencias y subasta anticipada de lo público. Ahí se negocian compromisos, patrimonio público, presupuestos y burocracia, por debajo de la mesa.  En el festín electoral, tal como se percibe, se evidencia el colapso moral en el ejercicio de la política y de sus dirigentes.

El dirigente y candidato debe representar los intereses de sus electores y comunidad nacional en general.

Puede interesar: Reforma al sistema de salud

Para satisfacer esas condiciones, debe prevalecer en el candidato y después gobernante, su ética y su responsabilidad política y social, sobre los intereses particulares. En Colombia esto no ocurre. Esos principios y objetivos fueron sustituidas por el contubernio de la negociación, de la transacción y las trapisondas de las alianzas, en las que, según los resultados, el fin justifica los medios (aliados y dineros). Todo vale con tal de lograr el objetivo, al estilo Uribe Vélez y sus áulicos. Ese contagio, a manera de epidemia, se impuso en la geografía nacional.

A diario se conocen más y más hechos reprobables, inmorales e ilegales, consumados por políticos y delincuentes de cuello blanco. Los responsables, se escudan y protegen en la debilidad institucional, la concupiscencia del poder político y económico y en la ya evidente   impunidad judicial y complicidad social.

Leer: Colombia imperio de corrupción e impunidad

El marco legal que rige la política nacional, garantiza el accionar perverso de los supuestos líderes o dirigentes políticos, que sin ningún escrúpulo explotan a su favor y el de los suyos el festín electoral y las posiciones burocráticas que conquistan. 

El régimen económico-político dominante, muy afín a los intereses de las élites y al capital nacional e internacional, recurre a todo tipo de trapisondas, para asegurar continuidad del usufructo del perder. De ahí las perversas e inmorales variopintas alianzas en campañas.

De interesar: Reforma académico-educativa nacional

El trasteo y compra de votos. La traición al ciudadano del común. La infiltración de dineros provenientes del crimen y la ilegalidad (los ñeñeshernandez, entre muchos otros).  Las putrefactas transacciones de avales a candidatos cuestionados, procesados, ex convictos o representantes y herederos de criminales. 

Sus intereses económicos y compromisos político-económicos, justifican la continuidad en el usufructo del poder.

Esa manguala diabólica, dominada por las prácticas politiqueras y clientelista, son la garantía para profundizar la corrupción en el manejo de lo público, convertido en objetivo de candidatos de todos los pelambres. Se convirtió en referente para aspirar a la elección popular, para desgracia de las mayorías presentes y futuras.

Leer: Cálculos diabólicos, intereses mezquinos, circo y perversidad

No se percibe en la variopinta piñata de candidatos, interés de analizar las causas de los problemas que aquejan a las mayorías colombianas. Ninguno presenta, a los electores, un programa, concreto y específico para desarrollar, si resulta elegido, que realmente sirva a los intereses generales. Todos manejan una verborrea que no los comprometa, hacia el futuro.

Prefieren distraer al ciudadano, con banalidades distractoras y engañosas, antes que plantear soluciones concretas. En esencia, la mayoría son conniventes con las posiciones y objetivos de la extrema derecha, el burocratismo y el oportunismo. Por esta razón, nada, absolutamente nada bueno puede esperar el pueblo raso, de ellos.

Puede interesar: Inseguridad, criminalidad y responsabilidades

Pero toda regla tiene su excepción, se dice. Hasta el presente, el candidato Petro, se perfila como la excepción. Se percibe que entiende las causas profundas de la problemática socioeconómica, ética, moral e institucional, que amenazan a Colombia y a sus ciudadanos. Y los planteamientos de campaña, para resolver el convulso caos nacional, en principio pueden conducir a soluciones reales.

La solución de la amenazante y compleja problemática nacional, demanda radicales reformas, en todos los campos del desarrollo nacional, específicamente en Salud, educación, desarrollo industrial y tecnológico, sustitución de importaciones, defensa del patrimonio nacional, superación de la pobreza, solución a la inseguridad ciudadana, etc. Por ejemplo; el problema de la salud y la educación, solo se resuelve si deja de ser una mercancía, explotada por cerrados círculos de poder.  Derrotando a los corruptos y sometiendo a regulación absoluta, todos los procedimientos diagnósticos, terapéuticos y medicamentos, el sistema de salud se puede mejorar. El problema de la salud, no es por falta de plata. Obedece al manejo interesado, errático y corrupto de todo el sistema. Igual ocurre con la infraestructura, con la red vial nacional y en particular con la terciaria. Malbaratan mucha plata sin resultados, para el pueblo raso.

De interés: Imperio de la corrupción y desgobierno desafíos inmediatos

No se comprometen a gestionar la solución de la pésima calidad de la educación, la criminal concentración de la propiedad de la tierra, la agobiante informalidad y desplazamiento laboral y de viviendas. Todos cohonestan con el modelo económico que somete a esclavitud económica a las mayorías, en nombre de la democracia.   No les importa la catastrófica y desbocada violencia común, que amenaza la seguridad ciudadana, en toda la geografía nacional.

Ministros, Gobernadores, alcaldes, diputados y concejales, si tuvieran sentido de responsabilidad social y política, podrían coaligar propósitos, fijar metas, diseñar procedimientos y exigir al gobierno central y al congreso, reingeniería del poder de manera que se aplique legalmente a resolver  los problemas más acuciantes de los ciudadanos pobres, que superan el 70% de la población colombiana.

Leer: Pensemos, analicemos, concluyamos y actuemos

Todos dicen tener la fórmula mágica, para resolver todos los problemas de la nación, el departamento o el municipio. Así lo han pregonado desde hace más de doscientos años. Pero el resultado es que Colombia está entre las seis naciones más inequitativas del planeta, y entre las más corruptas.

Son consideraciones y análisis que debe hacer todo elector, antes de decidir a quién le entrega su voto. Votar no es un acto folclórico. Es una seria responsabilidad. Con ello se define la suerte de la nación, el departamento o la localidad.

La degradación moral y mercantilización de la política, hace imposible lograr desarrollo con equidad socioeconómica e inviabiliza la construcción de la supuesta paz, que eventualmente sería posible mediante el cumplimiento de los acuerdos de La Habana. El actual gobierno es el mayor enemigo de la paz. La paz no se decreta. La paz se construye y tiene que construirse conforme a los principios éticos de equidad socioeconómica. 

Puede interesar: Inviabilidad del desarrollo nacional

Pero   dicha construcción exige la superación de todas las causas que originaron el conflicto socioeconómico-político y por lo tanto, exige la redefinición del modelo económico-político, la derrota de la corrupción y la venalidad en todas las instancias de poder.

¿El Régimen está dispuesto a sacrificar privilegios y poder?

Este esa es la talanquera que se debe superar y ese el cósmico desafío de quien resulte elegido en la contienda electoral, si está equipado de sanos y viables propósitos.

De interés: Que decida el constituyente primario

Después de más de doscientos años de repetición de elecciones y el pueblo de esperar el milagro, no ha sido posible.

Los gobernantes que han intentado e iniciado el proceso de superar el atraso cultural y socioeconómico, siempre han sido imposibilitados por los politiqueros de todos los tiempos, en su condición de consagrados usufructuarios del poder público y económico, en Colombia y el resto de países en desarrollo. Para lograr ese objetivo, siempre han contado con el apoyo de la derecha y extrema derecha política y la acción y protección del poder hegemónico transnacional. Son las aristas de los desafíos que tiene el ciudadano y sus dirigentes honestos, para superar el atraso secular económico y social nacional, mediante la recuperación de la moral pública y la responsabilidad política y social.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

diecisiete + nueve =