Por Aníbal Charry González Una lúcida entrevista concedida a El Espectador por el maestro y filósofo Álvaro Restrepo el pasado 22 de marzo, donde habló sobre las artes, los conceptos de éxito, educación, felicidad y plenitud, me sirve de inspiración para este artículo, precisando en primer lugar que se trata del director de la fundación Colegio del Cuerpo, que es un proyecto diseñado para educar seres humanos sensibles y conscientes, capaces de escoger su camino y proyectarse en el mundo a través del arte y las humanidades, con el cual ha impulsado una forma de cambiar la vida de la población vulnerable, especialmente de miles de jóvenes de Cartagena, a la cual denomina como de una belleza trágica, y en ese altruista propósito ha brindado a más de 8000 niños de barrios marginales la oportunidad de que tengan una vida diferente, para que sepan los lectores de la calidad de ser humano del entrevistado. Educación y cinismo Neiva Huila Colombia

Educación y cinismo

Actualidad Columnistas
Aníbal Charry González Neiva Huila Colombia columna de opinión situación global actualidad www.tvnoticias.com.co

Por Aníbal Charry González.

Una lúcida entrevista concedida a El Espectador por el maestro y filósofo Álvaro Restrepo el pasado 22 de marzo, donde habló sobre las artes, los conceptos de éxito, educación, felicidad y plenitud, me sirve de inspiración para este artículo, precisando en primer lugar que se trata del director de la fundación Colegio del Cuerpo, que es un proyecto diseñado para educar seres humanos sensibles y conscientes, capaces de escoger su camino y proyectarse en el mundo a través del arte y las humanidades, con el cual ha impulsado una forma de cambiar la vida de la población vulnerable, especialmente de miles de jóvenes de Cartagena, a la cual denomina como de una belleza trágica, y en ese altruista propósito ha brindado a más de 8000 niños de barrios marginales la oportunidad de que tengan una vida diferente, para que sepan los lectores de la calidad de ser humano del entrevistado.

Y en punto de la educación, ha dicho que la formación que recibimos está diseñada para que no nos formemos a plenitud, sino que hay algo macabro y deliberado en el hecho de no formar seres pensantes, sobretodo sentipensantes , es decir plenos que asuman la vida en todas sus dimensiones incluida la trágica, empeñados en formar seres pasivos que solo tengan como objetivo de sus vidas el tener y no el ser, y yo diría que como instrumentos fáciles de manipulación y dominación de quienes nos malgobiernan, que denomina igualmente con acierto, en el propósito de domesticación y entrenamiento con el fin de impedir que nos descubramos a rebelarnos para tratar de cambiar nuestro destino conscientemente y liberarnos de nuestros expoliadores y por contera, de la corrupción, la injusticia social y la violencia.

Por eso afirma el maestro Restrepo, tenemos una falsa idea de la felicidad soportada en forma individualista en el concepto exclusivo de tener, en el éxito económico y la realización profesional, inconscientes de lo que le sucede a la colectividad, y de ahí que Colombia haya sido considerado en forma aberrante como el segundo o tercer país más feliz del mundo, lo cual le genera ganas de llorar no solo a él sino a muchos entre los cuales me encuentro, porque talvez seremos el país más indolente y cínico del mundo, pues un país que ha producido 9 millones de víctimas sumido cíclicamente en la violencia no puede ser el más feliz del mundo, sino que debería estar avergonzado de sí mismo, y menos cuando somos campeones en desplazamientos masivos y asesinatos de líderes sociales, y contamos con una clase política que eligen y reeligen, capaz de robarse 50 billones de pesos al año incluida la plata de la alimentación escolar y de la salud de los colombianos.

Precisamente lo que anota con tino el maestro en el campo de la educación que recibimos como algo deliberado y macabro con fines de manipulación, ha hecho posible que no tengamos consciencia de la vida a plenitud y por eso nos hemos convertido en íconos del cinismo, ignorantes de nuestra cruda realidad colectiva.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − 19 =