Neiva Huila Pitalito periodistas comunicadore sosciales No hay palabras para expresar el sentimiento que le embarga a uno el corazón al recibir una noticia sobre la desaparición física de un ser querido o de un amigo Quedé confundido entre el caudal de expresiones que daban cuenta que José Antonio Guzmán Flórez, había partido a la eternidad www.tvnoticias.com.co

Cuando un amigo se va

Actualidad Lo que hace la gente

Tomado de Revista la región.

No hay palabras para expresar el sentimiento que le embarga a uno el corazón al recibir una noticia sobre la desaparición física de un ser querido o de un amigo.

Quedé confundido entre el caudal de expresiones que daban cuenta que José Antonio Guzmán Flórez, había partido a la eternidad.

No supe escribir una línea para dar la noticia. No encontré nada que decir, para simplemente comunicarle a mis amigos y contactos de mi red social de WhatsApp, que el periodista había muerto.

Fuimos compañeros de trabajo en la emisora Kebuena Estéreo. Él controlando el noticiero y yo con los demás periodistas en la mesa de emisión.

Siempre atento, listo a solucionar algún impase en la transmisión, o simplemente haciendo su trabajo con dedicación. En los intervalos, tenía algo que decir o hacer, y generalmente era una broma que nos hacía reír.

Fue multifacético. Laboró como taxista, vendía publicidad, fue locutor. Luego lo encontré con una cámara haciendo notas periodísticas para la televisión local. Allí se quedó hasta que Dios lo llamó.

Sufrió como el que más el dolor de la muerte de su compañera en el canal local, Flor Alba Núñez y siempre, en medio de la tristeza que le embargaba, reclamaba justicia por ese acontecimiento luctuoso.

También soportó el dolor físico. Su salud era frágil, pero siempre estuvo atento a cuidarla. A finales el año pasado fue atropellado por un vehículo cuando se desplazaba a cubrir una noticia. Quedó gravemente lesionado, pero el deber de su oficio de reportero lo llevó a nuevamente tomar su cámara y continuar realizando sus reportajes, haciendo notas y editándolas a su estilo para presentar un producto de buena calidad tanto técnica como en contenido.

José Antonio o Jose, como cariñosamente le llamaban sus entrañables amigos, no está más con nosotros físicamente, pero continuará siendo el referente de un buen periodista, honrado y sincero a la hora de hacer su trabajo. Pre infarto múltiple le quitó la vida.

En estos momentos tristes, de luto para el periodismo en Pitalito, nos solidarizamos con su familia, su pequeño hijo, su hermana y sus padres, pidiendo al Creador, le dé a José Antonio el descanso eterno y sus seres queridos la fortaleza espiritual para sobrellevar el dolor que agobia su partida.

En el facebook Hector Fabio Muñoz escribió:

“José fue el eterno camarógrafo de Flor, ese día trabajaron juntos hasta cerca de las 11:00 a.m. cubriendo un evento en el Centro Cultural, ella tenía noticiero en la emisora comunitaria a las 11:30, Flor se despidió y a los 20 minutos la mataron, desde ese entonces José entró en una profunda tristeza que sólo terminó hoy cuando murió, él nunca volvió a ser el mismo desde ese entonces”.

Flor Alba Nuñez y José Antonio Guzmán.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once + 14 =