¿CUÁLES SON LOS MIEDOS DEL DOBLE AISLAMIENTO?

Actualidad Lo que hace la gente

Por Judy Gutiérrez Viuchy (Tomado de 180 grados.com).

Ella, mujer campesina, nacida y criada en un territorio lejano y escondido entre nubes y montañas. Ofidh Plazas Aldana, desde muy joven se dedicó a liderar procesos sociales, para gestionar las ayudas que les permitiría resolver problemas propios de un lugar donde se menciona al Estado por su ausencia.

La edilesa compartió con 180 Grados algunas incertidumbres que le manifestó la comunidad en estos días de cuarentena obligatoria. El corregimiento de San Luis es una de las zonas rurales más apartadas de la ciudad y sin embargo, allí se están organizando para llevar a cabo medidas de aislamiento aún más estrictas y evitar el contagio.

Entre indignación e impotencia, doña Ofidh explicó cómo vivían y como lo hacen hoy, cuando un virus prácticamente detuvo el vértigo de esta “humanidad”. «La verdad es que acá en San Luis estamos desorganizados. Solo la semana pasada entró una chiva a traer remesa para las tiendas, ¿cierto?; y de resto no hay más transporte. La gente sale en motos pero usted sabe que si sale en moto iría de a dos personas […].

Le puede interesar: El aislamiento como medida preventiva y los impactos en la población rural de Neiva.

Continúa, «por ejemplo salir a Neiva a reclamar Familias en Acción a las personas de acá pues les produce siempre miedo porque si va una señora no sabe manejar, tendría que llevarlo otro en moto pero si es pico y placa (cédula) para uno y no es pico y placa para el otro, ¿entonces cómo se haría?».

Otras situaciones

La baja en el transporte público les dificulta el traslado hasta las bodegas donde se reclama el llamado ‘Kit alimentario complementario’, que entrega la Alcaldía de Neiva. A esto se agrega que algunos habitantes rurales no se encuentren en los listados, por ser beneficiarios de otros programas y pese a su condición de extrema necesidad. Estos y otros son los temas a resolver en el corregimiento, explicó la lideresa.

Los líderes comunales de la zona rural de la capital huilense solicitan mayor presencia de las autoridades y ayudas para llevar la cuarentena. | Foto: Montaje Agencia Informativa 180 Grados.

«Otra cosa es con los mercados que dicen que va a entregar la Alcaldía; estamos revisando los listados a ver si de pronto los pueden traer todos para repartirlos, pero entre lo que hemos revisado hay personas que no salieron pero que de verdad necesitan porque no reciben Familias en Acción, […] no reciben Adulto Mayor […], a veces porque son jóvenes […] que tienen su pareja si acaso su bebé […] entonces no reciben, no salieron por ningún lado con ayudas».

Frente a las inquietudes sobre la movilidad en días de pico y cédula, el jefe de prensa de la Alcaldía, Andrés Felipe González, aclaró que aquellas personas con fecha y hora asignada en los listados podrían asistir con un acompañante. «Es falso que no puedan ir dos personas, pueden entrar desde que demuestren que uno de los dos va a recibir el mercado. Obviamente se entiende que hay algunos casos que son eventualidades. Lo que sí no se puede, es que amparados en ese permiso usted ande por la ciudad como si nada […] el agente de tránsito o la policía que lo pare le va a pedir a usted los papeles y va a comprobar que efectivamente sea beneficiado».

El funcionario agregó, «los corregidores están tomando medidas, algunos establecen pico y cédula otros pues también confinamiento, digamos que son como las medidas que más se han acatado. Y pues obviamente en los listados está incluido el sector del campo porque esa era una de las demanadas y por eso se hizo el reajuste pues a los listados».

La soledad de las calles y carreras del corregimiento San Luis se entremezcla con la falta de ayudas en tiempos de cuarentena. | Foto: Suministradas por la comunidad.

A la situación descrita, se le suma el miedo de la población por el inminente contagio, debido a la falta de controles sobre el flujo de personas que vienen de Neiva, entran al corregimiento y pueden ser portadoras del coronavirus. En este sentido, Ofidh explicó algunas medidas, «[…] estamos organizándonos [para] no [dejar] entrar gente a coger café, pues entre todos [estamos viendo] si se forman las mingas para recogerlo. Pero hay cosas que no tenemos, por ejemplo lo que son estopas, lo que es gasolina pues ya es poca, […] porque si entra la chiva, la gente ya tiene miedo de ir por un comparendo o por una contaminación. […] Estamos mirando a ver cómo nos reunimos porque para el sector de Aipecito ya cerraron».

«Ya nos toca a nosotros mismos organizarnos, cerrar y tapar, porque la verdad no hay control. La Policía no está haciendo control de las personas que están entrando; eso entra gente en moto de noche y de día, y Neiva y Palermo son los dos sitios que están contaminados, que tienen el COVID-19. Entonces pues imagínese uno vive con la zozobra por acá».

Con el paso de los días la preocupación crece entre los sanluiseños. Pese a estar apartados de la capital, se percibe el riesgo inminente y lo que significaría para esta comunidad si los alcanzara la pandeamia. «Otra cosa es que la comunidad del campo; la gente del campo creemos que porque vivimos tan apartados aquí no va a llegar. Pero entonces la entrada y salida de tanta gente, […] cuando nos veamos es bien mal porque pues aquí el centro de salud no cuenta sino con una ambulancia. Imagínese cuando se vaya de pronto con un paciente, ¿ah?, cuando vuelva al otro día volvería por alguna otra persona y eso si es de San Luis porque si es pa Aipecito pues peor», concluyó la edilesa.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 − 5 =