ALIANZA POLÍTICA DE LA OPOSICIÓN

Actualidad Columnistas

Por Eduardo Gutiérrez Arias.

El pasado miércoles en horas de la mañana se cumplió en Bogotá una rueda de prensa de los movimientos políticos Unión Patriótica, Mais, Colombia Humana y Fuerza Ciudadana, encabezados por sus respectivos presidentes: Aida Avella, Martha Peralta, Gustavo Petro y Carlos Caicedo, con el propósito de dar a conocer la alianza creada entre sus partidos con el nombre de “Convergencia por la Defensa de la Vida, la Paz y el Territorio” con miras a las elecciones regionales y locales del próximo 27 de octubre de este año. Varias fueron las precisiones que los dirigentes nacionales de estas fuerzas hicieron en sus respectivas intervenciones ante los periodistas. Resumamos aquí las principales.

La primera, que la actual alianza es una prolongación del esfuerzo realizado en la anterior campaña a la presidencia de la república donde se obtuvieron un poco más de 8.000.000 de votos, por unir a las fuerzas progresistas del país en la defensa de la vida amenazada por la guerra y la violencia que en los dos últimos años, después de la firma de los acuerdos de paz con las FARC, se ha llevado a más de 400 dirigentes populares en el país, por conquistar una paz completa y verdadera contra el intento de un sector político y económico que hace de la guerra un negocio y un medio de defensa de privilegios odiosos y desigualdades insoportables; y por alcanzar para los municipios y departamentos de Colombia la autonomía territorial suficiente para resolver sus propios problemas y necesidades de crecimiento y desarrollo tal como lo postuló la Constitución de 1991.

Segundo, que esta alianza tiene las puertas abiertas para que a ella lleguen otras organizaciones y movimientos como la Alianza Verde y el Polo Democrático que comparten el ideal de la paz, la defensa del territorio, una amplia democracia participativa y un modelo de desarrollo autónomo basado en energías limpias y no contaminantes, contrario a la gran minería y las grandes represas hidroeléctricas depredadoras del medio ambiente y contaminadoras de nuestras aguas.

La tercera es que la defensa de la democracia contra los intentos del poder ejecutivo por subordinar al legislativo y al judicial, como se ve hoy con las objeciones del presidente a la ley orgánica de la JEP, no se da solamente con el voto sino también con la toma de las calles, plazas y parques por los ciudadanos.

Cuarta, esta coalición permite que tanto la Colombia Humana como otras fuerzas progresistas a quienes se les ha negado la personería jurídica, puedan avalar y presentar candidatos propios en todo el país

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − 8 =