¿VOLVER A ÉPOCAS DE BÁRBARAS NACIONES?

Actualidad Columnista

Por Carlos Tobar

Según la tradición religiosa judeo-cristiana dominante en la cultura colombiana, esta es una semana de reflexión. Debiéramos aprovecharla para serenar los espíritus. Para mirar los sucesos que nos rodean con la perspectiva del tiempo que todo lo aclara; no del inmediato sino del mediano y largo plazo. Estoy hablando, por ejemplo, de hechos como los relacionados con el proceso de paz o con el diferendo limítrofe con Nicaragua. Si algo nos dejó el convulso, violento, febril y raudo siglo xx ha sido el redescubrimiento de los derechos como norma fundamental que rige las relaciones sociales civilizadas entre los hombres y las naciones. Tuvieron que darse dos guerras mundiales de reparto; el proceso de descolonización de los países de la periferia capitalista; la lucha por los derechos civiles, económicos, políticos, culturales y ambientales; etc., para que el tono de este nuevo siglo fuera otro.

Encontrar el camino para dirimir las diferencias sin matarnos, ni poner en riesgo la seguridad personal o la vida de los demás es uno de los retos del presente. Los pueblos del mundo avanzamos con titubeos e incertidumbres pero con firmeza y tozudez, tratando de encontrar formas civilizadas para administrar las riquezas naturales y la producción social. No es fácil. Pero no hay alternativa. Toca volver, una y otra vez, experimentar sobre las formas de propiedad, los derechos comunes e individuales, afirmando los avances y buscando soluciones creativas en las diferencias. Tarde o temprano con el concurso de los pueblos terminará imponiéndose su infinita creatividad.

Con estas reflexiones generales, debiéramos interpretar los esfuerzos por superar el vórtice de violencia en que por décadas se ha enterrado Colombia. Si algo hay por reivindicar de la Constitución del 91 es el catálogo de derechos que la caracteriza, aunque muchos de ellos sean todavía una aspiración. Es en ese marco que el proceso de paz debe ser entendido. Es de ahí que se debe partir para superar las desigualdades aberrantes que hacen de la nación colombiana una sociedad fragmentada. Es una tarea que tiene un componente imprescindible: la democracia. No la simple democracia para el capital, además la democracia para la fuerza de trabajo: sus derechos plenos garantizados por el ordenamiento legal. Esta va ser la lucha política del futuro inmediato.

En el campo de las relaciones internacionales, los países del mundo venimos trabajando a través de la ONU, en la creación de mecanismos de solución pacífica de diferencias y diferendos. El derecho internacional ha tenido importantes desarrollos orientados a superar rezagos de la época colonial. No es saltándonos ese ordenamiento como vamos a superar las diferencias con los vecinos y a encontrar los caminos de la cooperación que nos permitan superar el atraso económico y social. Frente a Nicaragua debemos aferrarnos al derecho que nos iguale, cualesquiera que sean sus consecuencias de corto plazo. La arrogancia chovinista de gran nación no nos sirve. Es mirar hacia el pasado.

Likes(0)Dislikes(0)

Comments

3 thoughts on “¿VOLVER A ÉPOCAS DE BÁRBARAS NACIONES?

  1. I simply want to mention I'm newbie to blogging and site-building and really savored your web page. Most likely I’m planning to bookmark your blog . You really have outstanding well written articles. Thanks for revealing your webpage.

    Likes(0)Dislikes(0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *