UNA LUZ DE ESPERANZA

Por: Carlos Tobar.

El resultado electoral en nuestro departamento abre una luz de esperanza. En una región caracterizada por prácticas políticas corruptas, donde se ponen por encima los intereses personales y de grupo a las necesidades ciudadanas, donde dineros oscuros provenientes de los carteles de la contratación y el narcotráfico están acostumbrados a hacer de las suyas ejerciendo control sobre muchos de los elegidos, que haya ganado la gobernación del departamento una persona como Luis Enrique Dussán, es un aire fresco en medio del ambiente pesado descrito arriba.

No soy tan ingenuo para pensar que en la amplia coalición que conformó para alcanzar su cometido, no se hayan colado algunos de los detestables representantes de esas prácticas inaceptables, pero si estoy seguro que el talante del nuevo gobernador es antagónico con ellas y, sabrá darles el manejo adecuado.

Sobre todo, porque la tarea que tiene el doctor Dussán es descomunal. Una verdadera obra titánica. Empezando por la reconstrucción de la administración central y sus entes descentralizados, hoy penetrados por la incapacidad y la corruptela. Así como, encajar dentro de un nuevo concepto de ordenamiento territorial los municipios para establecer la relación necesaria con el gobierno nacional donde, desafortunadamente están concentrados los recursos. Porque, tal vez, el mayor reto económico será acceder a los ingresos corrientes de la nación que han sido progresivamente centralizados en detrimento de departamentos y municipios.

Pero, el desafío mayor será repensar el desarrollo del Huila. Una región con riquezas naturales extraordinarias, como el agua, dilapidada a lo largo de la historia de ocupación de un territorio con suelos de no muy buena calidad, pero con un recurso hídrico que bien manejado daría para que la oferta agropecuaria e industrial fuera de proporciones importantes. El conocimiento de las potencialidades y usos del agua dulce con una adecuada conservación, como recurso natural renovable, es el campo de estudio donde debiéramos centrar la tarea de nuestras universidades y centros de investigación especializados.

Ese trabajo, en el que se deben involucrar todos los sectores de la sociedad huilense, empezando por los campesinos y empresarios del campo, empezaría por revisar el uso que históricamente le hemos dado a los suelos de valles y cordilleras. Qué área de esos ecosistemas hemos afectado por el desconocimiento de cómo hacerlo de manera debida. La evaluación de la biodiversidad y los servicios ecosistémicos, su situación actual incluyendo los deterioros por la deficiente ocupación y prácticas de los suelos, así como la forma correcta de hacerlo, es una tarea vital en la actual lucha mundial contra el cambio climático.

Tener un plan de desarrollo de largo alcance, pensado para las generaciones presentes y futuras es una tarea colectiva que debe iniciarse teniendo como base el plan de gobierno propuesto. No hay tiempo que perder, porque el retraso de la región es muy grande.

No la tiene fácil el gobernador Dussán, pero creo que, para eso lo elegimos los huilenses.

Buen viento y buena mar.

Likes(0)Dislikes(0)

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *