TERRORISMO CON LA PAZ

Actualidad Columnista

Por Aníbal Charry González

Es lo que literalmente viene haciendo el  procurador Ordóñez en forma contumaz y delirante para oponerse supuestamente al terrorismo de la guerra, cuando debía estar apoyando la paz que no hemos tenido como un derecho y un deber, como nos corresponde hacerlo a todos los colombianos para ponerle fin a un conflicto fratricida de 60 años que no ha dejado sino destrucción y muerte. Y viene acudiendo a toda suerte de falacias y tergiversaciones con sueldo oficial para lograr su perverso propósito, en coro guerrerista  vitando con el ex presidente Uribe y sus áulicos del  Centro Democrático y su fementida resistencia civil, so pretexto de que quieren la paz pero sin impunidad, que equivale simple y llanamente a que sigamos en esta estúpida y sangrienta guerra para que quede a salvo su cicatera  vigencia política.

Es que precisamente, el homofóbico y fanático religioso procurador enemigo cerril de nuestra libertaria Constitución y sus instituciones democráticas, hizo presencia por estos lares  con su incendiario discurso, -so capa de venir a hablar de transparencia en el manejo de los recursos públicos, -cuando no tiene autoridad moral para hacerlo al ser  reelegido espuriamente y encontrarse ilegítimamente en campaña política-, se despachó con sevicia contra el proceso de paz con un sartal de embustes y falseamientos propios de su caletre, afirmando que el proceso de paz es una mentira y se trata de un acuerdo entre dos élites  que no va a llevar al país a la reconciliación, y que el plebiscito es una figura caricaturesca que de darse debe estar protegida  con una ley de garantías como si se tratara de una contienda partidista y politiquera como las que nos tienen acostumbrados, donde siempre se ha votado pero nunca elegido azuzados por pirómanos  amigos de la violencia como el procurador.

 Y es que son tan pérfidas  las afirmaciones mendaces del inquisidor Ordóñez acerca del proceso de paz, como que nunca antes habíamos estado a puertas de que sea una realidad con una refrendación popular que si bien no era necesaria lo dejará blindado con el visto bueno de la Corte Constitucional que ya tiene ponencia favorable para furia del inquisidor y su combo guerrerista que  con falsía repican paz sin impunidad cuando lo que quieren es continuar la guerra con impunidad pues si hay algo que la genere es el terror que dejan sus secuelas  como irrebatiblemente lo dijera el columnista Álvaro Sierra en El Tiempo, porque el Estado  ha sido incapaz de proteger y menos de esclarecer y castigar sus horrores.

Que no nos crea el inquisidor Ordóñez tan celios a los huilenses que tanto hemos sufrido los rigores de esta guerra, para venirnos a embarullar con su ladino discurso  en contra de la paz  por injusta que sea, cuando tenemos claro que lo que pretende  con bellaquería es que continúe la impunidad para los crímenes que dejaría el mantenimiento de la guerra  con su desviada validez política  y las de los demás aulladores de la violencia, pero a costa de la sangría y el sufrimiento del pueblo  colombiano.

Likes(0)Dislikes(0)

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *