TAIMADO PROCURADOR

Actualidad Política

Por Aníbal Charry González

Además de fanático religioso, sectario, discriminador, inquisidor, enemigo de las libertades, conservador ultramontano, perseguidor de sus contradictores políticos, oponente  acérrimo de la paz, tergiversador de la Constitución la cual invoca  a su amaño para cometer tropelías en su nombre, ahora insulta la majestad de la justicia en cabeza del Consejo de Estado, poniendo en tela de juicio su independencia en el proceso que le adelanta por su espuria reelección, sindicándolo marrulleramente de marioneta del Gobierno Nacional que según él  quiere sacarlo de su cargo, afirmando que el presidente Santos viene ofreciendo la Procuraduría a diferentes sectores políticos.

No puede ser más taimado este Procurador que siente pasos de animal grande con la inminente nulidad de su reelección por parte del máximo tribunal de lo contencioso administrativo, que ya tiene ponencia favorable ajustada plenamente a la Constitución por parte del  destacado magistrado Alberto Yepes Barreiro, no solo porque no se encuentra  autorizada por nuestra Carta Política, sino porque fue realizada espuriamente con intercambio de favores con quienes participaron en forma unánime y anticipada en ella como todo el país lo sabe.

 En declaraciones dadas a María Isabel Rueda en el Tiempo, solapadamente sostiene que el Consejo de Estado será independiente y ajustado a derecho si confirma su espuria reelección, y por el contrario vendido y sometido al gobierno de Santos si se declara nula, que  según su artero criterio sería equivalente a derrocar el Estado de derecho por razones políticas, cuando sería todo lo contrario, para mantener precisamente el ordenamiento jurídico arrasado por el mismo procurador reelegido con abuso  y desviación politiquera de su cargo.

Razón  tiene el ministro de Justicia Yesid Reyes cuando afirma que el bellaco procurador irrespeta el Consejo de Estado con sus  afirmaciones, lo mismo que el presidente Santos cuando sostiene que sus irresponsables afirmaciones ponen en tela de juicio la credibilidad del alto tribunal para acabar de incendiar injustamente la ya deteriorada integridad de la justicia por parte de oscuros personajes en mala hora administrándola  como Pretelt, acusado  formalmente por primera vez en la historia por la inútil Comisión de Acusaciones de la Cámara y que el procurador ha defendido  a ultranza solo por ser militante de su credo político, no obstante los graves cargos de tráfico de la justicia que han sepultado la honra y el buen nombre de la otrora impoluta Corte Constitucional.

Lo que todos los colombianos estamos esperando es que se pronuncie sin más dilaciones el fallo que declare la nulidad de la espuria reelección del procurador Ordóñez, para que podamos tener un verdadero representante de los intereses de la sociedad que defienda sus derechos fundamentales de la mano de la Constitución, y no un fanático inquisidor representante de una secta política y religiosa de la mano de las Sagradas Escrituras irrespetando la libertad de cultos y creencias de nuestro Estado laico que debe estar al servicio no de verdades absolutas ultramundanas, sino  de verdades terrenales de carne y hueso de todos los asociados que no nos sentimos representados en este taimado procurador.

Likes(0)Dislikes(0)

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *