PREFIGURACIÓN DE UN DESTELLO

Actualidad Cultura

Escrito de Freddy Omar Mizger.

Tengo un pedazo de poema en el alma. Se asoma y cierra la ventana cuando le da la gana. Se desborda a veces como una ola de mar, pero vuelve y se adentra como la mofa de una lengua. Tiene la forma y esencia de la vida mostrándose en pequeñas cosas. Es inquieta ¿o inquieto?, como la libertad del pájaro en la jaula. No sé si darle rienda suelta con la condición de que se oculte dentro, muy dentro, no sólo en mí, sino en quien lo lea, escuche o incluso intuya sin haberlo leído o escuchado. Su melodía y ritmo recorre las coordenadas inasibles del fluir del tiempo en la consciencia, cayendo hacia arriba, izquierdando hacia la derecha, cayendo y subiendo en diagonal, izquierdando hacia abajo muchas veces, y atravesando como curvas y líneas rebeldes otras. No sé si es la forma universal de algo, o esto que se está escribiendo. O si son manifestaciones metafísicas de la materia o modos de ella, uniendo a manera de redes, momentos de vidas vegetales, animales y mentales, en una especie de orgía universal, tántrica. No sé si es sólo un sentir, es decir poesía, o si es un poema ya escrito por un poeta-dios ya muerto, que vivió antes de la existencia de cualquier ser. No sé si este parloteo es poesía o poema o las ganas de un poeta que quiere contarlo y cantarlo todo.

Likes(1)Dislikes(0)

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *