PERSPECTIVAS Y VISIÓN DEL OASIS DEL ALTO MAGDALENA

Actualidad Ambiente y Agricultura

Por Marcos Silva Martinez.

Reflexiones sobre la reciente Sentencia del Tribunal Administrativo del Huila, relacionada con la reclamación de derechos legales y legítimos de ciudadanos y la región.

El crecimiento de la temperatura media de la tierra es un hecho innegable, igual que sus efectos y consecuencias.

El crecimiento industrial, demanda altos consumos de energía, la cual, hasta el presente, tiene origen en consumo de recursos fósiles (petróleo, carbón, gas), generadores del 80% de los llamados gases de efecto invernadero, en particular el CO2 Y CO. La respuesta de los países de mayor desarrollo, ante la amenaza del fenómeno climático no es coherente con los requerimientos para revertir la tendencia y sus efectos, porque reduce los rendimientos económicos de los procesos industriales.

El equilibrio vital natural del planeta, es algo que, si lo consideramos con detenimiento, nos sorprende. No obstante, la existencia de los humanos, con sus particulares facultades mentales, sus ambiciones y libre albedrío, es capaz de alterar leyes de la naturaleza y hasta convertirla en amenaza para la existencia de la vida en la tierra. La amenaza climática es consecuencia de ello.

La naturaleza, al tiempo dispone de procesos naturales para defenderse del CO2 y CO, a través de la fotosíntesis, proceso con el cual, la vegetación captura CO2, en particular. Esta la razón fundamental para proteger y recuperar la vegetación, aspecto que poco o nada se valora.

Cada ciudadano del planeta, debería ser consciente de esta realidad y la formación académico-cultural debería cumplir con el desafío de hacer consciente a cada ciudadano, pero en particular a los gobernantes, en cualquiera de los niveles jerárquicos.  Deberían responder por ese desafío moral.

Lo anterior a manera de introducción para lo que me propongo expresar a los huilenses, respecto a la Sentencia del Tribunal Administrativo del Huila, sobre el reconocimiento de derechos de la comunidad regional, aguas debajo de la Represa El Quimbo, para hacer uso de recursos hidráulicos, provenientes del Embalse de la Represa, para abastecimiento de agua para consumo humano y para diversos usos agropecuarios.

Redacté el contenido de la Acción Popular. Lo di a conocer en una reunión de algunas personas que mostraron interés en el tema. En esa reunión apareció un politiquero local, Beltrán Cuéllar, quien ofreció acompañarla con su firma, la firmó, logró pisar pantalla y se retiró, sin interesarle en adelante, la suerte de la demanda.

Radiqué la demanda en noviembre de 2008, formulada contra Ministerio de Minas y Energía, Planeación Nacional, Minmedioambiente, ANLA, CAM y EMGESA.

El Juzgado 3° Administrativo, asignado para dar curso a la demanda, exigió aclaraciones de subsanación. Hice la subsanación. La radiqué. La demanda fue admitida. Posteriormente radique una adición sobre precisiones del contenido, en 2009. Fui cubriendo algunos gastos de comunicación-citaciones del Juzgado y un edicto. Se realizó la diligencia de conciliación y continuó el proceso, por competencia, en el Tribunal Administrativo del Huila, hasta la Sentencia de la Semana anterior. Durante 12 años he hecho seguimiento continuo al avance del proceso jurídico, hasta la culminación en Sentencia, que abre las puertas para mejorar las posibilidades del desarrollo diverso y efectivo del Huila, si se usa bien.   

Respecto al abastecimiento de agua para consumo humano, hice cálculos hidráulicos básicos, sobre factibilidad para la construcción del acueducto metropolitano del Huila, sistema que, con seguridad, puede atender la demanda de consumo humano de zonas urbanas de: Hobo, Yagurá, Campoalegre, Rivera, Neiva, Fortalecillas, Aipe, Villavieja e intermedias.

La petición de agua para consumo humano, la fundamento en el hecho de que esos municipios, en verano ya afrontan dificultades por la aguda reducción del caudal de las fuentes que abastecen sus acueductos y eso tiene mucho que ver con el cambio climático, a lo que me refería arriba. Este es un proyecto para el corto, mediano y largo plazo. Es para la seguridad del abastecimiento de agua, por gravedad, para las generaciones futuras. 

Respecto al caudal para uso agropecuario, debe entenderse que permite desarrollar múltiples y fantásticos proyectos de desarrollo productivo, si cada uno de ellos se fundamenta en previsiones y visión futurista, rigor técnico, honestidad, soporte técnico-científico y se le cierra toda posibilidad de acción a la politiquería, el clientelismo, la corrupción y la mezquindad patológica que propicia nuestra cultura folclórico-facilista, amalgamada con conciencia y objetivos mafiosos. He ahí el mayor riesgo y desafío, sobre los resultados de la Sentencia.

Las características geomorfológicas y altimétricas, de las áreas en las que se pueden proyectar desarrollos productivos y de reforestación, permiten optimizar el uso y re-uso del agua, tanto en piscicultura, como en reforestación y diversificación de la producción agropecuaria, en más de 30.000 hectáreas. No es poca cosa. El resultado depende del bueno o mal uso que se haga de la oportunidad.

La reforestación debe ser objetivo vertebral junto con la creación de cooperativas de piscicultores (participación-inclusión) y la construcción de miles de lagos, basados en el re-uso del agua, con lo que se puede constituir un enjambre de lagos, rodeados de bosques que definirán o integrarán el OASIS DEL ALTO MAGDALENA, matizado de bloques de infraestructura para generación de energía fotovoltaica y para la recreación social y turística. Pensemos, soñemos y actuemos para traducir la oportunidad en realidad.

Likes(0)Dislikes(0)

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *