PERIODISMO Y COVID-19

Actualidad Columnista

La pandemia que genera el COVID-19 en el mundo, dejó al descubierto en Colombia, (1) la dependencia de los Medios de Comunicación del Poder Político y (2) la pérdida de su autonomía al ser propiedad de los dueños del Poder Económico esos Medios.

Con este dominio, la verdad de los hechos, se supedita a la persistencia que ellos digan Los Medios y no a la realidad de lo acontecido en la sociedad, sin olvidar que buena parte de esa “información” corresponde a simples mensajes del Poder Político y el Económico

“Ahora en tiempos de pandemia, con descaro, se habla de la – libertad de prensa –  para que, con dineros del Estado, refinanciar estas empresas en apuros.  Con plata de los contribuyentes pretenden salvar a estas empresas que dejaron de ser tribunas libres de opinión, para ser un grupo de presión de sus ricos dueños frente al poder político y todos los gobiernos de turno” Williams Calderón Z (Pasado y presente del Periodismo Colombiano)

“El Periodismo del siglo XXI ha perdido su carácter de – cuarto poder – encargado del control y vigilancia de los 3 Poderes en un Sistema Democrático. Su poder ha sido secuestrado por los grandes grupos financieros que utilizan Los Medios de Comunicación, de su propiedad, para tener a su servicio los poderes tradicionales” Jairo Ruiz Clavijo (La nueva – mala – prensa del siglo XXI)

Aunque la situación no es nueva, porque La Federación Colombiana de Periodistas, con la organización Periodistas sin Fronteras, adelantó un estudio que sintetizó “Quien es el dueño de los Medios de Comunicación en Colombia”, la crisis económica y sanitaria, ante puso en evidencia la opinión pública.

LEER: QUIEN ES EL DUEÑO DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

EL IMPACTO DIRECTO

Los Medios de Comunicación son empresas económicas, de ahí, que los Amos de la economía se haya de Ellos apoderado.

El pilar que sostiene, ante la opinión ciudadana, a esos Medios de Comunicación son Los Periodistas, que encargados de investigar hechos, los plasman en el Medio para el que son contratados (Radio, Prensa, Televisión, Internet), quedando una franja muy reducida de Periodistas Independientes.

El confinamiento que impuso el Poder Central permitió que, en regiones como el Huila, fluyera una especia de clasificación, de quienes actúan en la Comunicación, especialmente de información noticiosa:

  • Periodistas y Comunicadores Sociales empleados en Medios
  • Periodistas y Comunicadores Sociales contratados como organizacionales
  • Periodistas y Comunicadores Sociales Independientes
  • Periodistas y Comunicadores Sociales desempleados
  • Periodistas y Comunicadores Sociales con páginas Web informativas
  • Páginas Web informativas manejadas por personas que no son Periodistas ni Comunicadores Sociales.

Es evidente que actualmente prolifera la presencia de personas que, actuando como periodistas, generan: noticias incompletas, ligereza, falta de rigor, que identifican como “información” confundiendo a la opinión pública, sin descuidar la aparición de Face News.

La situación no es de poca monta, porque es caldo de cultivo para proliferar la incertidumbre, la desconfianza y la descomposición social, que proporciona camino expedito a la corrupción administrativa en todas sus formas y en todos los rincones de la patria.

Likes(0)Dislikes(0)

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *