PELEANDO UCIS

Actualidad Columnista

Por Aníbal Charry González.

Así estamos a estas alturas de la pandemia; de nada prácticamente sirvió la cuarentena estricta, que era precisamente para preparar el sistema de salud para afrontar el pico de la plaga que no se sabe a ciencia cierta cuándo llegará, para que no nos cogiera como se dice en lenguaje vulgar con los calzones abajo, o sea peleando UCIS y con la posible aplicación de prioridades dependiendo de la edad del paciente, como ya ocurrió en Italia y España, donde los médicos tuvieron que elegir quien se iba a peregrinar eternamente por cuenta del Coronavirus.

Y hay que decir que se llegó a esta situación extrema, a sabiendas de las consecuencias de apresurarse a decir por parte del Gobierno nacional que todo estaba controlado y que éramos uno de los países que mejor manejo le habíamos dado a la pandemia, con el fin de acelerarse para generar vida productiva con el contradictorio discurso de Duque, de que había que permanecer en casa mientras daba vía libre a un insólito día sin IVA que pudo aplazarse, que permitió por supuesto que salieran del confinamiento legiones de frenéticos compradores, que atropelladamente y sin observar ninguna medida de protección ni distanciamiento se fueran a pelear artículos que no necesitaban, que por supuesto no generó mayor reactivación de la economía dejando de percibir el Estado ingresos significativos por este concepto, pero sí multiplicación del contagio como coinciden  los epidemiólogos.

Porque hay que decir igualmente, que el subpresidente Duque para satisfacer las peticiones de los gremios económicos, se lanzó en forma irresponsable e imprudente a pretender reactivar la economía general para beneficiar a los grandes comerciantes a costa de sacrificar la salud de los colombianos, acostumbrados a poner en riesgo su integridad con tal de sacar algún provecho económico, porque en lo que también coinciden los científicos, es que si algo resulta letal en tiempos de pandemia, es estimular las aglomeraciones para llegar a una crítica situación como la que está afrontando Bogotá que tendrá que volver a una cuarentena estricta, como ya lo tuvo que hacer Medellín por el apresuramiento de generar vida productiva sin medir las consecuencias que hoy estamos padeciendo.

Por eso es que ahora, además de las peleas entre Duque y la alcaldesa de Bogotá Claudia López, que sí tenía plena conciencia de lo que podía ocurrir en la capital frente a la imprudencia del subpresidente, los contagiados van a tener que pelear ucis para seguir respirando en este mundo, porque todavía no estábamos preparados para terminar con el aislamiento, con el agravante de que de nada servirá volver a cuarentena estricta, cuando estamos literalmente y sin reversa en poder  del contagioso virus, que cobrará por ventanilla con muertes masivas la improvisación y la imprudencia de pensar más en la economía de los ricos, que en la salud de los pobres colombianos. ESCOLIO. Que tal la percha de gobernantes que tenemos como el alcalde de Algeciras, que mientras su municipio se derrumba por crímenes y desplazamientos, Él se encontraba de rumba colectiva en Campoalegre, dizque en un evento espiritual, sin tener en cuenta mínimas medidas de bioseguridad.

Likes(0)Dislikes(0)

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *