MÁS QUE UNA CUOTA DE SOSTENIMIENTO

EDITORIAL

Los avances  que en todos los campos registra el nuevo siglo, también inciden en Gremios  y  Organizaciones  que surgen de las actividades  del ser humano.

 

En gremios  como el de Periodistas, se ideó desde  comienzos  del siglo pasado, el pago de un aporte para el sostenimiento de la organización, porque  el criterio en aquella época apuntaba a la representación jurídica del asociado, ante otros entes locales, regionales nacionales e internacionales y por consiguiente la única fuente de ingreso, era en aquella época, la contribución del asociado.

La dinámica moderna cambio, hace más  de una década. Los gremios, deben ser auto-sostenibles, es decir, como organización deben idear y propender por conseguir recursos financieros para subsistir y cumplir la misión, objeto de su existencia.

La organización  o gremio, bajo la delegación de funciones  en sus cuadros de dirección, tiene  la obligación natural, de utilizar la actividad que aglutina, para concebir proyectos, ideas, propuestas y acciones productivas y rentables, dentro del real concepto de beneficio colectivo. Es justamente, empleando a sus propios asociados o agremiados,  para activar esos proyectos, esas propuestas  y esas ideas, y hacer realidad lo que realmente representan.

No se concibe,  que en pleno siglo XXI,  excluyan  a  un asociado  o agremiado de una organización  o gremio, simplemente por no cancela una cuota de sostenimiento. Es una torpeza, una ironía, una clara demostración tanto de ineficiencia como de analfabetismo  gremial. Evidencia la existencia de un ente jurídico incapaz y esperanzado solo en recibir para gastar y, no en dinamizar acciones, trabajos, actividades y actitudes hacia  el beneficio colectivo, aprovechando potencialidades colectivas.

Un gremio como el de Los Periodistas,  cuenta con una impresionante gama de posibilidades para concebir formas  de generar ingresos, precisamente dando oportunidades  a los profesionales  que aglutina. En otras palabras, generado trabajo y no sentarse a esperar  que lleguen recursos providenciales. Las comunicaciones hoy registran la más alta variedad  de ocupación y desde luego los profesionales  de las comunicaciones, están preparados para ser accesibles  a esas formas, más cuando cuentan con un gremio que los respalda que les da impulso, ánimo y abre alternativas, dentro del convulsionado mundo del desarrollo.

 

¿Si el gremio no tiene, como colectivo, que dar y ofrecer, que podrá dar  u ofrecer  el asociado solitario? 

Likes(0)Dislikes(0)