LOS EDILES: SERVIDORES PÚBLICOS NO EMPLEADOS PÚBLICOS

Los Ediles  por mandato constitucional, son servidores voluntarios de la comunidad organizada en Comunas y Corregimientos de los municipios, pero buena parte de ellos se convierten en “mandaderos” de los políticos de tuno.

A ese deterioro se agrega que  muchos, son personas desocupadas en la  comunidad que se prestan para toda clase de artimañas político-partidistas, desvirtuando la esencia de la Carta Magna, claro con contadas excepciones.

Como es época para la posesión de estos Servidores Públicos voluntarios, oportuna es  develar detalles de la funcionalidad de las Juntas Administradoras Locales – JAL -,   y de los Ediles, constituidos  en 1968.

HISTORIA

Los Ediles hacen parte y constituyen la corporación de elección popular, como lo son las denominadas Juntas Administradoras Locales  – JAL -, sus miembros son servidores públicos del Estado, sometidos al régimen constitucional y legal correspondiente.

Vale la pena señalar que los Ediles son considerados servidores públicos, pero no son empleados públicos.

En estos mismos términos, la Corte Constitucional, en sentencia C715 de 1998, señaló:

 «…que si bien es verdad que los ediles de las Juntas Administradoras Locales, como integrantes de estas Corporaciones Públicas son servidores públicos conforme a lo dispuesto por el artículo 123 de la Constitución Nacional, no tienen, sin embargo, la categoría de empleados públicos, a los que se refiere el artículo 122 de la Carta Política, pues estos últimos son vinculados por una relación legal o reglamentaria, al paso que aquellos ostentan su investidura en virtud de una elección popular, aun cuando tienen en común que, unos y otros están al servicio del Estado y de la comunidad.”

De lo cual se infiere claramente que los ediles hacen parte del grupo de los servidores públicos pero no son empleados públicos.

RATIFICACIÓN CONCEPTUAL

El Consejo de Estado, Sala de Consulta, mediante concepto de 5 de julio de 2001, Rad. 1359, dijo: “Estas juntas son corporaciones públicas, cuerpos de representación elegidos por el pueblo, que participan en la elaboración de planes y programas, de propuestas de inversión, que tienen funciones de vigilancia y control de la gestión pública, etc. -, y hacen parte de la administración municipal o distrital; obligadas por tanto a cumplir, en todas sus atribuciones, incluidas las electorales, las normas constitucionales de manera prevalente, entre ellas, el artículo 263 constitucional, que prevé el empleo del sistema del cuociente electoral siempre que estas corporaciones voten por dos o más individuos. A esta conclusión se llega del análisis de los artículos 40, 148, 260, 261, 291 de la Constitución Política, 119 a 135 de la ley 136 de 1994, 64 a 83 del decreto 1421 de 1993 y 48 de la ley 617 de 200, así como de la naturaleza, atribuciones, funcionamiento – reuniones, sesiones, quórum, etc. – de las juntas 20 Sentencia de la Honorable Corte Constitucional C-175 de 1998. M.P., Dr. Alfredo Beltrán Sierra. 21 Magistrado Ponente: Dr. Flavio Augusto Rodríguez Arce 68 administradoras locales, forma de elección de los ediles, régimen de inhabilidades e incompatibilidades, prohibiciones y honorarios de los mismos.”

ORIGEN

Las Juntas Administradoras Locales -JAL- fueron creadas en el año de 1968, mediante el Acto Legislativo 1 de ese año, tema que fue reglamentado por medio de la Ley 11 de 1986. El Acto Legislativo de 1968, en su artículo 61, modificó el artículo 19-b de la Constitución de 1886 en los siguientes términos:

En cada Distrito Municipal habrá una corporación administrativa de elección popular que se denominará Concejo Municipal…

Los Concejos podrán crear Juntas Administradoras Locales para sectores del territorio municipal, asignándoles algunas de sus funciones y señalando su organización, dentro de los límites que determine le ley.

Con la creación de las JAL en la Constitución Política se permite a los Concejos Municipales descentralizar parte de sus funciones, con el fin de permitir a la comunidad acceder a las decisiones que se deban tomar en desarrollo de la localidad.

La Ley 11 de 1986, por la cual se dicta el Estatuto Básico de la Administración Municipal y se ordena la participación de la comunidad en el manejo de los asuntos locales, reglamentó el tema de la Juntas Administradoras Locales y desarrolló su régimen jurídico.

De acuerdo con la citada Ley, para la mejor administración y prestación de los servicios a cargo de los municipios, los Concejos podían dividir el territorio de sus respectivos distritos en sectores que se denominarán Comunas, cuando se trate de áreas urbanas, y Corregimientos, en los casos de las zonas rurales. Ninguna Comuna podía tener menos de diez mil (10.000) habitantes.

ATRIBUCIONES

Cada Comuna o Corregimiento contemplaba una Junta Administradora Local con las siguientes atribuciones:

  • Cumplir por delegación del Concejo Municipal, mediante resoluciones, lo conveniente para la administración del área de sus jurisdicción y las demás funciones que se deriven del ordinal 8o. del artículo 197 de la Constitución Política de 1886;
  • Proponer motivadamente la inclusión en el presupuesto municipal de partidas para sufragar gastos de programas adoptados para el área de su jurisdicción;
  • Recomendar la aprobación de determinados impuestos y contribuciones; 18 Acto Legislativo Nº 1 de 1968 por medio del cual se reforma la Constitución Política de 1886. 63
  • Vigilar y controlar la prestación de los servicios municipales en el área de su jurisdicción; y
  • Sugerir al Concejo y demás autoridades municipales la expedición de determinadas medidas y velar por el cumplimiento de sus decisiones.

Según la Ley 11 de 1986, las Juntas Administradoras se reunirían por lo menos una vez al mes, estando integradas por no menos de tres (3) ni más de siete (7) miembros elegidos en la forma que determinen los Concejos. En todo caso, no menos de la tercera parte de los miembros de la Junta serían elegidos por votación directa de los ciudadanos de la Comuna o Corregimiento correspondiente. El período de las Juntas deberá coincidir con el período de los respectivos Concejos Municipales.

FUNCIONES

Posteriormente, en el artículo 318 de la Carta Magna de 1991, se consagró que, con el objetivo de mejorar el servicio y asegurar la participación ciudadana se crearán, para los corregimientos y comunas las Juntas Administradoras Locales, las cuales deberán desempeñar funciones como:

  1. Participar en la elaboración de los planes y programas municipales de desarrollo económico y social y de obras públicas.
  2. Vigilar y controlar la prestación de los servicios municipales en su comuna o corregimiento y las inversiones que se realicen con recursos públicos.
  3. Formular propuestas de inversión ante las autoridades nacionales, departamentales y municipales encargadas de la elaboración de los respectivos planes de inversión
  4. Distribuir las partidas globales que les asigne el presupuesto municipal.
  5. Ejercer las funciones que les deleguen el concejo y otras autoridades locales. Las asambleas departamentales podrán organizar juntas administradoras para el cumplimiento de las funciones que les señale el acto de su creación en el territorio que este mismo determine.

Estas funciones que permiten a la comunidad intervenir en las decisiones que se tomen en beneficio de la localidad, corregimiento o comuna, según sea el caso.

Las JAL son corporaciones de elección popular, creadas por los Concejos de las diferentes entidades territoriales, con un número no menor de 7 ediles por un periodo de 4 años, con un régimen de inhabilidades e incompatibilidades que refleja una descentralización administrativa en la prestación de servicios municipales.

DELEGACIONES

Mediante la Ley 136 de 1994, por la cual se dictan normas tendientes a modernizar la organización y el funcionamiento de los municipios, se estableció que el Concejo podría delegar en las Juntas Administradoras Locales, parte de las competencias que le son propias, conforme a las siguientes normas generales:

  • La delegación se hará con el fin de obtener un mayor grado de eficiencia y eficacia en la prestación de los servicios. En todo caso, dichas competencias están subordinadas al plan de desarrollo del municipio
  • No se podrán descentralizar servicios ni asignar responsabilidades, sin la previa destinación de los recursos suficientes para atenderlos.

Así mismo, se consagró que serán de iniciativa del Alcalde, de los Concejales o por iniciativa popular, los proyectos de acuerdo que establecen la división del territorio municipal en comunas y corregimientos y la creación de Juntas Administradoras Locales.

A su vez, el artículo 119 de la Ley 136 de 1994 dispone que en cada una de las comunas o corregimientos habrá una junta administradora local, integrada por no menos de cinco (5) ni más de nueve (9) miembros, elegidos por votación popular para períodos de tres (3) años que deberán coincidir con el periodo de los concejos municipales.

Para los efectos a que se refiere dicho artículo, cada comuna o corregimiento constituirá una circunscripción electoral. 

Likes(0)Dislikes(0)

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *