LA MOVILIZACIÓN DE MAÑANA CONTRA LA CORRUPCIÓN

Actualidad Columnista

Por Carlos Tobar.

Definitivamente, parece que la gota que rebozó la copa de los neivanos y huilenses, ha sido el siniestro del estadio de futbol Plazas Alcid. Está generando tal grado de indignación la desfachatez y la incuria como los contratistas corruptos (que vaya quién a saber si los que firman son los verdaderos) han manejado el susodicho contrato, que se puede afirmar que la reacción social es mayúscula. No he encontrado una sola persona que no solo no los justifique –son conocidas las frases ‘roba pero hace’, ‘es mejor malo conocido que bueno por conocer’–, sino que no emita juicios severos sobre el comportamiento de contratistas y contratantes. ‘Bandidos’, es una palabra suave frente a los epítetos más fuertes que usan los ciudadanos del común para calificar los abusos de la corruptela. Es tal el grado de excitación social, que las exigencias para que el Estado actúe con todo el peso de la ley están arrinconando a las ‘ias’: Fiscalía, Contraloría y Procuraduría. O vigilan, investigan, procesan y castigan a los responsables del latrocinio en el estadio o la censura ciudadana contra la impunidad será un sirirí insoportable para su inacción.

Es que, no es para menos la reacción ciudadana. Cuatro muertos, diez heridos, trabajadores sin protección mínima, el estadio colapsado, miles de millones de pesos (escasos) perdidos en una obra no indispensable, cero planeación, sin diseños completos y seguros, y, lo que es peor, la sensación de que el desfalco es de proporciones gigantescas, tiene a los neivanos y huilenses con la irritación a flor de piel. Las expresiones que se oyen van desde ‘nos vieron cara de pendejos’, ‘es inaceptable’, hasta ‘esta vez no pasarán’. Y la consigna debe ser ‘no más’. No más corrupción, no más ladrones de cuello blanco, no más bandidaje, no más politiqueros que asaltan el erario público, no más enriquecimiento ilícito. El gran reclamo debe ser: ¡justicia! Que funcione el aparato punitivo del Estado contra uno de los cánceres que amenaza con destruir la sociedad y, que se hagan respetar las normas de obligatorio cumplimiento que todos aceptamos como reglas comunes para una sana convivencia.

LA MOVILIZACIÓN DE MAÑANA CONTRA LA CORRUPCIÓN

Los gobiernos municipales y departamentales están en entredicho. La sensación ciudadana es que son pasto de la corrupción. Que las empresas electorales de los politiqueros de toda laya que logran elegirlos, entran a saco sobre los escasos bienes públicos para enriquecer a grupillos de burócratas y contratistas, burlando las aspiraciones más básicas de los ciudadanos. El movimiento que puede empezar con la movilización de mañana jueves en el Parque Santander, es una de las últimas esperanzas para darle un vuelco al actual estado de cosas. La exigencia en el manejo de los bienes públicos debe ser transparencia y pulcritud. En el mundo de la información de hoy, no es admisible el secreto en la contratación pública. Hasta en la compra de un simple lápiz o de artículos de aseo, los procedimientos deben estar en tiempo real en las páginas web, para que cualquier ciudadano los pueda auditar. Y, sobre todo, efectividad. Que los resultados de la administración pública, resuelvan las necesidades insatisfechas de la ciudadanía.

Likes(0)Dislikes(0)

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *