LA MARCHA DE LA MEZQUINDAD

Actualidad Columnista

Por Aníbal Charry González

La promovida por el expresidente Álvaro Uribe y la turbamulta furiosa y resentida del denominado Centro Democrático, bajo la fachada de una supuesta y espontánea movilización ciudadana dizque para protestar por el desgobierno de Santos pidiendo su renuncia, y para reclamar fementidamente paz sin impunidad, cuando en realidad es una marcha  del resentimiento político, de obstrucción al proceso de paz y a la vigencia de la guerra, de cuenta de cobro al traidor de la  “seguridad democrática”, y de escozor político de pensar que Santos pueda llegar a acuerdos con las guerrillas para poner fin al largo y sangriento conflicto armado que no pudo acabar Uribe con su política de tierra arrasada y violatoria de los derechos humanos.

La sociedad colombiana sempiternamente ha sido dividida por egos políticos que perversamente nos han llevado a la violencia para que la dirigencia política y las oligarquías de este país se sigan llevando la gran tajada en medio del desangre nacional y la miseria de nuestro pueblo, y ahí seguimos invictos haciéndoles el juego estúpidamente para que no podamos llegar a acuerdos fundamentales que nos permitan salir de esta larga noche de violencia y corrupción, porque nuestra sociedad manipulada e individualista se resiste a intervenir de manera soberana para darse un destino diferente al trágico que hemos tenido promovido por políticos perversos que  sabedores de nuestra idiosincrasia siguen estimulando el odio y la violencia que les permite seguir detentado el poder en beneficio de las élites políticas y económicas que han mangoneado a Colombia.

No puede ser más paradójica y de doble moral la marcha promovida por el uribismo para seguir incendiando este país, hablando de protestar contra la corrupción, el derroche, la violencia y la inseguridad que hay en el gobierno de Santos, olvidándose a conveniencia de la corrupción, de la violencia, de la violación de los derechos humanos del gobierno de la seguridad democrática, con sus desfalcos en la DIAN  y a la Salud, Agro Ingreso Seguro, las chuzadas, las condenas a un enjambre de  altos funcionarios, la deslegitimación de la justicia trocada en persecución política, los más de 3000 falsos positivos, los millones de desplazados por la violencia, el auge de la parapolítica, de las bandas criminales que ahora apoyan la marcha de la retaliación para seguir estimulando el odio político que tan buenos réditos ha dejado a las oligarquías bastardas de este país sin memoria que no reacciona para no seguir dejándose manipular de estos generadores del atraso y la violencia que solo aspiran a mantener sus privilegios de poder y riqueza.

No podemos seguir haciéndole el juego a esa perfidia política  cuando tenemos la oportunidad con una auténtica reacción social que nunca hemos tenido para actuar como la tercería de que habla William Ospina para que tengamos una paz verdadera y sostenida presionando genuinas reformas políticas y sociales  que estén por  encima de la mezquindad de quienes promueven estas vitandas marchas de imposición de egos políticos, mientras  el pueblo raso sigue comiendo mierda en medio de la corrupción y la violencia.

Likes(0)Dislikes(0)

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *