LA ESTRATEGIA DE LA VILLANÍA

Actualidad Columnista

Por Aníbal Charry González.

Fue la que adoptaron  acudiendo al crimen del fraude al elector agravado por lo que estaba en juego para Colombia, Uribe y sus  villanos promotores del No, con una guerra sucia de embustes y falsas amenazas para que votara emputado  nuestro fanático y manipulable electorado como lo confesó el director de la campaña siniestra Juan Carlos Vélez y lo ratificó su máximo cerebro al reiterar la mayor de las falacias, de que Santos y Timochenko habían cambiado automáticamente  la Constitución, cuando era un imposible jurídico y los Acuerdos de La Habana eran apenas un plexo de buenas intenciones cuyo desarrollo estaba sometido al control de la Corte Constitucional.

Qué villanía con este atormentado país de 80 guerras fratricidas desde el siglo XIX, atizadas por el odio político de estos villanos, que paradójicamente con su fraudulento proceder resultaron legitimados con la pírrica (por lo costosa para el país) victoria del No para atravesarse como mula muerta a la paz, presentándose ahora como mansos corderos amigos de ella detrás de sus largas orejas de lobos depredadores, pues como bien lo escribiera el columnista de Semana.com, Joaquín Robles Zabala, decir que a Uribe le interesa la paz es como asegurar que los zorros odian a las ovejas y por eso se las comen.LA ESTRATEGIA DE LA VILLANÍA 1 (1)

Hasta cuando este país va a soportar la vileza de la politiquería que por siglos ha estimulado la matanza de colombianos en medio de su inercia, al punto que nuestro bien más preciado como es la paz no puede quedar secuestrada en manos de estos falsos amigos de ella,  que el presidente Santos no puede legitimar después de su fraude como interlocutores válidos para renegociar los Acuerdos, cuando además ponen como condición innegociable que se encarcele a los comandantes guerrilleros y se les impida hacer política cuando saben que eso no lo aceptará la contraparte y nos sumirá  en esta guerra brutal que pretendemos acabar.

LA ESTRATEGIA DE LA VILLANÍA

El presidente Santos galardonado con el premio Nobel como respaldo universal unánime al proceso de paz, tiene que entender que el único responsable constitucional del mismo es él, y no puede ceder a los aullidos de esta jauría de lobos para que, como dijera cínicamente la  senadora Paloma Violencia se la juegue ahora por el No, cuando el clamor nacional reflejado con las marchas por la paz y el de la comunidad internacional es que se la juegue pronta y definitivamente por el Sí, impidiendo que se concrete el juego siniestro de Uribe de dilatar su aprobación hasta el 2018 para dejar vivo el conflicto con las Farc, que le permita a su vitando movimiento político obtener la Presidencia  para entrar a matar como lo ha  vociferado la incendiaria congresista María Fernanda Letal como función primordial de las Fuerzas Armadas. Aquí no ha triunfado el No, presidente Santos, pues del fraude no puede nacer ningún derecho. Los partidarios del Sí que somos la inmensa mayoría y votamos limpiamente, le exigimos que no se deje enredar por la villanía de unos marrulleros que por conveniencia politiquera no quieren la paz de Colombia.

Likes(0)Dislikes(0)

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *