LA CREDIBILIDAD EN LA INFORMACIÓN

Actualidad Columnista

La más golpeada, por la pandemia que genera el Coronavirus, sobre todo en países con menor nivel de preparación académica de sus moradores y sin una verdadera definición sobre el ejercicio profesional del periodista, es LA CREDIBILIDAD EN LA INFORMACION.

Al observar el caso específico de Colombia, país de la órbita suramericana, el empuje de Las Redes Sociales genera, hasta el momento, el fenómeno desinformador.

De acuerdo con la constitución política colombiana, CUALQUIER CIUDADANO, puede expresar, en el medio que tenga a bien, su pensamiento, punto de vista, criterio frente a un acontecimiento, el parecer político, religioso, de raza y no puede ser censurado, descalificado, discriminado, desconocido o intimidado, es decir, hay libertad de expresión.

Pero ese CIUDADANO no se puede considerar “periodista” por el simple hecho de escribir de cualquier manera en Redes Sociales, especialmente en Facebook, apropiándose de espacio en internet o pagando una página Web con su identidad o perfil falso.

El problema no es que CUALQUIER CIUDADANO escriba o exprese; el inconveniente está en lo que revela, la forma como lo efectúa, tergiversando, aprovechando la credulidad del común, abusando de la red, identificándose como Periodista. Nadie puede descalificar la expresión del ciudadano, pero cosa distinta es mostrar o decir lo que no es, hacerlo con doble intención, cambiar la realidad de los hechos, aprovecharse de sus compatriotas, emplear la red para hacer afirmación falaz o decir medias informaciones, mediante oficio que no desempeña ni se ha preparado para serlo.

La intromisión de estas “personas” con ese remoquete, desdibuja la información cierta, concreta, precisa, veraz y oportuna, que ilustra al ciudadano, sobre el acontecer diario en las regiones.

Pareciera que llegó la época de la Fake News

LA NOTICIA FALSA

Fake News, se definen como el conjunto de informaciones falsas o engañosas que se distribuyen en Internet, con frecuencia con fines políticos y comerciales,

La modalidad no es nueva, pues data de 1930, según revela la BBC de Londres, y es utilizada generalmente por los gobiernos, para difundir propaganda en los Medios de Comunicación y debilitar a sus opositores.

De esa época a la fecha, lo único que ha cambiado es la cantidad de oportunidades e incentivos para ampliar la distribución a través de Redes Sociales.

PROMOTORES

La conversión de Los Medios de Comunicación, en negocio lucrativo y pasar a ser propiedad de conglomerados económicos, que imponen o financian gobiernos, permite de una parte, la presencia de grupos, tanto con buen conocimiento en Ingeniería de Sistema como en el manejo de redes sociales (Hacker) y de personas convertidas de la noche a la mañana en “periodistas”

El primer grupo como el segundo, son estratégicamente contratados por la dirigencia política nacional, regional y local, caso específico de Colombia, para alcanzar fines partidistas, lesionando a cada instante la credibilidad en la información, emitida en esos Medios de Comunicación y alimentar una falsa realidad.

El grupo de Hackers lo sostienen y mantienen los políticos, una vez elegidos, para garantizar la emisión de información dirigida, para mostrar, ante la opinión pública, la existencia de gran cantidad de ciudadanos que aplauden su gestión y todo tipo de actividad contractual que efectúen.

El segundo grupo, con gran sutileza ofrece supuesta capacidad de credibilidad en la comunidad mostrándose como sacrificados trabajadores de la comunicación social. Su carencia de tecnología, conocimiento y actualización, presentan generalmente en Redes Sociales, información de cualquier manera, sin ningún tipo de rigor, afectando la credibilidad en grado sumo. Este grupo es apetecido por políticos gobernantes, dado el bajo costo de ser retribuidos porque generalmente piden, sin presentar ningún tipo de proyecto o propuesta y se convierten, con facilidad, en abyectos seguidores.

Lo más delicado, radica en que Los Periodistas experimentados y preparados, comienzan a reconocer a este grupo, como sus competidores en el ejercicio de la profesión, los admiten y los hacen reconocer ante las Oficinas de Prensa oficiales y privadas

Likes(0)Dislikes(0)

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *