JUSTICIA EFECTIVA

Actualidad Columnista

Por Aníbal Charry González

En medio del desprestigio galopante de la Justicia infectada de incompetencia, morosidad, lenidad y por supuesto corrupción, como que el grueso de los asociados no cree en ella en un país donde de cada 10 asesinatos 8 quedan en la impunidad, reconforta saber que hay jueces comprometidos con la causa de la justicia y la lucha contra la impunidad estimuladora del crimen, como una juez de Bogotá que en menos de 10 meses condenó a un fletero a 45 años de cárcel que había asesinado a un joven comerciante, precisando de manera contundente en la sentencia  que “el fleteo es una modalidad que sin cortapisas atenta contra la vida e integridad de las personas y se trata de un potencialmente dañino actuar delictivo”.

Sin duda constituye un bálsamo para nuestra descaecida sociedad agobiada por el crimen que ve a diario como los jueces actúan con lenidad con los autores de crímenes atroces, como que en el caso del fletero de marras ya tenía antecedentes criminales por intento de asesinato en otro caso de fleteo, y sin embargo se encontraba en libertad por esa misma blandura conque actúan los jueces, pues este criminal cometió el asesinato apenas una semana después de haber sido liberado, demostrativo de que esta clase de criminales no tienen ninguna intención de resocializarse y por eso requieren tratamiento penitenciario imperativo para defender a la sociedad.

Y hay que destacar también en este caso donde el asesino se declaró inocente, que la Fiscalía que actúa de manera incompetente en muchos otros, logró como lo destacó la juez de conocimiento que profirió la condena ejemplarizante, que la “Fiscalía había conseguido informar la verdad más allá de toda duda acerca del delito y de sus componentes de tipicidad y responsabilidad del acusado”, que comunica un mensaje positivo a la sociedad de que cuando se actúa con celeridad, competencia y responsabilidad en la investigación de un crimen se pueden imponer penas condignas sin hacerles tanta concesión indebida a los delincuentes, comprendiendo que el derecho penal se ha hecho no para favorecerlos propiamente, sino para defender a la sociedad de la legión de criminales de todo pelaje que asuelan a nuestro país, para de esta manera rescatar la credibilidad perdida en la justicia.

Por eso resulta contundente lo manifestado por el secretario de Seguridad de Bogotá, Daniel Mejía frente a la condena ejemplar: “Es una muestra de que la justicia sí puede actuar efectivamente y de manera pronta (…). Si hay voluntad de mover los casos, sí se puede ejercer justicia en el país”.

Escolio. El atentado terrorista del centro Andino, en lugar de concitar la solidaridad de todos los actores políticos para repudiar y combatir este crimen de lesa humanidad, lo que deja al descubierto es la actitud de los carroñeros de la política de siempre  como el anodino representante del CD Álvaro Hernán Prada, que para aparecer más radical y despreciable que su jefe para ganar indulgencias, no vaciló en llamar a la subversión del orden institucional pidiendo que tumbaran al presidente Santos. Qué infame frente a la tragedia nacional.

Likes(0)Dislikes(0)

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *