EL CÍRCULO DEL MAFIOSO

Condecoraciones en el Senado

Por Melquisedec Torres.

El alcalde de Pitalito, Miguel Antonio Rico afirma que el proceso judicial en su contra es una persecución política. Pero no dice de quién ni cómo ni de dónde.

El abogado del alcalde, David Benavides, dice que es un montaje pero no dice de quién ni cómo ni de dónde.

Los dos se defienden con eso. Pero no han aprovechado que tienen a la Justicia al lado para denunciar esa supuesta persecución y ese supuesto montaje. Ojalá vayan y pongan el denuncio y sepamos quiénes cómo y dónde persiguen al Alcalde con un montaje. Hasta ahora no lo han hecho y es no solo su derecho sino su deber, sobre todo el Alcalde, denunciar un delito si lo conoce.

Y mientras llega esa denuncia, encontré un dato bastante curioso: el 4 de julio de 2014, el Senado de la República condecoró a unas personas por solicitud del entonces senador Edgar Espíndola, quien era segundo vicepresidente del Senado y es pastor de una iglesia cristiana. Entre los condecorados aparece en primera fila el abogado David Benavides Morales.

Lanzamiento de la Ciudadela La Voz de Dios, Pitalito, diciembre 2016

Lanzamiento de la Ciudadela La Voz de Dios, Pitalito, diciembre 2016

Un par de años después, el ya exsenador Edgar Espíndola hacía parte de los invitados principales en el lanzamiento en Pitalito del mega proyecto Ciudadela La Voz de Dios, al lado del mafioso Mauricio Parra Rodríguez, de su socio César Sierra, del excontralor general de la Nación Julio César Turbay Junior y del alcalde de Pitalito, Miguel Antonio Rico. Espíndola oficiaba no solo como invitado sino como promotor del proyecto; estuvo en Pitalito varios días, se le vio al lado de las vendedoras de los apartamentos y en Bogotá también se movía ofreciendo el negocio inmobiliario.

Era claro que Espíndola, miembro de una iglesia cristiana al igual que el pastor Edgar Núñez, para la época Secretario de Planeación Municipal y el mismo alcalde Miguel Rico y su esposa, tenía estrecha relación con el mafioso Mauricio Parra y su socio César Sierra. De ese grupo, como sabemos, hoy están presos el pastor Núñez, el mafioso Parra y su socio Sierra y el alcalde Miguel Rico es señalado por la Fiscalía como uno de los presuntos autores intelectuales del asesinato del abogado Luis Gerardo Ochoa. Y al alcalde Rico lo defiende el prestigioso abogado David Benavides Morales, el mismo al que el pastor Espíndola estaba condecorando hace tres años en el Senado.

Condecoraciones en el Senado

Condecoraciones en el Senado

Y uno no condecora a nadie en el Congreso a menos que sea su amigo o tenga estrechos nexos con él o le deba algo. O se lo hayan recomendado. Como iban a condecorar también ahí en el Senado al mafioso Mauricio Parra, por solicitud del senador del Partido Verde, Iván Name Vásquez, otro de los amigos de este sujeto que estuvo como invitado especial en el lanzamiento de la Ciudadela en Pitalito, en diciembre de 2016. Iván Name ha dicho que el mafioso Parra era reconocido como un hombre de bien. Parece que ni Name ni Espíndola ni el alcalde ni el otro pastor sabían que Mauricio Parra, en el momento del lanzamiento, aún estaba en libertad condicional, pagando una pena de 16 años de cárcel por narcotráfico. Gente como el Alcalde, los senadores y el excontralor Turbay, que tienen acceso permanente a información oficial de todo orden, no tenían la menor idea de que eran amigos, y otros eran socios, de un narcotraficante.

Pero seguramente todo no es más que un dato anecdótico y el hecho de que hoy, el condecorado abogado David Benavides defienda al alcalde Miguel Rico será no más que una fugaz coincidencia.

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *