HUILA HUMANO

HUILA HUMANO - www.tvnoticias.com.co

Por Aníbal Charry González.

La impresionante manifestación de apoyo en el Huila del pasado viernes sin antecedentes en la historia comarcana al candidato progresista, que no comunista ni castrochavista, como lo ha pretendido rotular perversamente  el uribismo y la derecha corrupta amenazada en su siniestra hegemonía, no fue más que la espontánea expresión popular que se le viene haciendo en toda Colombia, de lo que Jorge Eliécer Gaitán -cuyo ideario ahora encarna el candidato de la Colombia Humana- llamara el país nacional con su trabajo, con su salud, con su cultura, con su seguridad, con su calidad de vida permanente desatendidos por el país político, que solo piensa en sus empleos, en su mecánica y en su poder corruptor que le cuesta al país 50 billones de pesos anuales, que es el más perverso impuesto que tenemos que soportar  todos los colombianos.

No ha sido más que el repudio  a los desmanes y los crímenes de la clase política tradicional en contra del pueblo colombiano, y particularmente en nuestro  departamento campeón en pobreza y en elefantes blancos producto de la corrupción y tercero en falsos positivos durante el gobierno de Uribe; y de respaldo a quien como Gustavo Petro ha combatido como ninguno la corrupción de esa clase política que cada vez que hay elecciones se presenta con sus vitandos candidatos de salvadores de este país como lo hace el títere Duque, cuando ellos mismos lo han sumido en la corrupción, la depredación y la violencia utilizándolos como instrumentos siniestros para mantenerse en el poder. Y de respaldo, por supuesto, a quien con valentía denunció las atrocidades de la parapolítica en contra de los derechos humanos.

Demostración de apoyo masivo a Petro que tiene asustado al establecimiento, que está utilizando  todas las combinaciones pérfidas de lucha para concretar la consigna de David Barguil ícono de la caverna conservadora: “a Petro hay que pararlo, a Petro toca frenarlo”, como una malvada incitación a la violencia, pues ya sabemos cómo se han frenado a nuestros más destacados líderes políticos que han agitado banderas de redención social. Y en eso están unidos algunos periodistas que le sirven al régimen para tratar de atajarlo acudiendo a la calumnia como lo hizo Mauricio Vargas en El Tiempo, propalando el infundio de que esas concentraciones son financiadas por Maduro, juzgando, claro, el establecimiento ladrón por su condición, de que solo con enormes cantidades de plata que después saquean del erario, es la única forma en que se puede conseguir el respaldo de la ciudadanía como lo acostumbra la podrida política tradicional.

Lo que viene haciendo Petro es canalizar el hastío del pueblo colombiano hacia esa clase política venal con su ideario político, que no es más que el que enarbolaba Gaitán cuando fue asesinado, traducido  en repartir mejor la riqueza nacional  para permitirle a los desposeídos tener su parte y que el pueblo sea partícipe en la decisiones del Estado como ahora lo promete el candidato progresista, que es el único camino para que podamos tener una paz estable y duradera con justicia social, secularmente aplazada por la violencia y la camándula.

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *