LA VIGENCIA DEL PENSAMIENTO DE CARLOS MARX

LA VIGENCIA DEL PENSAMIENTO DE CARLOS MARX - www.tvnoticias.com.co

Por Carlos Tobar

El sábado 5 de mayo del año 2018. Son la 8:47 de la noche de un día cálido. Una brisa leve entra desde el pequeño patio de la casa, refrescando el salón principal donde intento escribir algunas palabras que me permitan recordar a Carlos Marx, uno de los más grandes pensadores de la época contemporánea. Lo estoy recordando porque hace 200 años, en Tréveris, una pequeña ciudad alemana, situada en la región vinícola de Mosel, cerca de la frontera con Luxemburgo, nació quien habría de revolucionar la forma de ver la lucha social. Una lucha que estaría caracterizada por la aguda confrontación entre el capital y el trabajo, la contradicción principal del mundo que estaba surgiendo en los albores de la revolución industrial que, por la época, despuntaba en las economías avanzadas de Europa. La insurgencia de las clases oprimidas como actores principales en la formación de la sociedad, se dio de la mano de Marx.

Hoy, mucha gente habla de Marx, para alabarlo sin medida o para denostar de él; pero, desafortunadamente muy pocas personas lo han leído y, aún más, han estudiado el contexto en que vivió y desarrolló su activismo político. Porque, entre otras cosas se debe decir que, fue un activo combatiente social, siendo perseguido con saña durante toda su vida por los poderes dominantes, viviendo exilado en varios países europeos sin doblegarse nunca, no obstante, las penurias que debió soportar su familia. Y, del lado de sus compañeros de lucha debió soportar la calumnia, la incomprensión y el encono con que combatieron sus nuevas y revolucionarias ideas. Vivió en medio de la tormenta sin amilanarse y su legado es la prueba de esas batallas indómitas.

Hacer un compendio de sus aportes es físicamente imposible en una cuartilla, pero hoy quiero resaltar algunas de sus ideas capitales. En primer lugar, su método de análisis social. A mi juicio lo más valioso de su acerbo teórico. La dialéctica materialista que permite desentrañar las complejas contradicciones que mueven la vida de las sociedades. En seguida, la paciente construcción de la estrategia y la táctica de lucha de las clases asalariadas oprimidas por el gran capital, en un mundo donde negar la lucha de clases como motor fundamental del desarrollo social es una estupidez monumental, máxime cuando la batalla contemporánea la está ganando el gran capital que, tiene arrodilladas a las clases del trabajo, concentrando el 90% de la riqueza en manos de menos del 1% de los grandes potentados. No en vano, el fenómeno más aberrante e inocultable de hoy es la gigantesca desigualdad social de mundo en que vivimos. Siendo la concentración inevitable del capital otra de las grandes conclusiones de los estudios de Marx sobre el capitalismo y de allí la obligatoriedad de su control y la necesidad de la redistribución de la riqueza, dos de los temas que han ocupado a grandes economistas de los tiempos recientes.

Tratar de ocultar la importancia de Marx, es como se dice coloquialmente, “tratar de tapar el sol con un dedo”. Entre más transcurren la vida de las sociedades, su forma de enfocar las luchas fundamentales de su contradictorio discurrir, más se afirman, obviamente enriquecidas por los avances monumentales en los campos de las ciencias y los avances en los derechos conquistados por la sociedad humana. Los retos son inmensos, pero el camino abierto por Carlos Marx es inconmensurable.

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *