LA EXPRESIÓN COMO LIBERTAD INSOSLAYABLE

LA EXPRESIÓN COMO LIBERTAD INSOSLAYABLE - www.tvnoticias.com (1)

Por Luis Alfredo Ortiz Tovar.

El emblemático Jaime Garzón, el mayor humorista, y al tiempo crítico de la institucionalidad en la época en la que aún lo dejaron vivir, tuvo como única causa de su muerte prematura, el utilizar la libertad de expresión, para decir lo que libremente pensaba, diciéndolo y haciéndolo de la manera más amena posible y saludable para los humanos: la risa.

Tristemente, mientras la gran mayoría reíamos por sus imprudencias y ocurrencias, pocos visceralmente se fueron alimentando de odio, y le dieron  patente de corso a uno de los asesinos más reconocidos por la historia, para que le abreviaran su vida, misma que nos dejó un legado cargado de reflexión, y sobre todo de esperanza frente a la posibilidad de poder decir las verdades más grandes, en un lenguaje expresivo, que mientras más se comunicaba  por la risa, se hacía más entendible, y más aterrizada la realidad que vivíamos. Tanto fue el impacto de su quehacer, que quince años después de su asesinato, su talante y sus mensajes, mas sus risas, siguen en el pensamiento colectivo.

La liberta de expresión, como derecho fundamental, nos permite la posibilidad  que de manera verbal, gestual, escrita, etc., manifestemos nuestro pensamiento, no más allá de los derechos que tienen los demás  a que se les respete su intimidad, pero no menos acá que poder disentir, criticar o aplaudir a los integrantes del conglomerado, básicamente las figuras públicas, expuestas por naturaleza al escarnio, por virtud justamente de tal condición. Opinar a través de una sátira, una caricatura, una columna, es derecho legítimo que nos asiste, y deber de respetarse por parte de los reciprendarios de dichas críticas o sátiras. Esto es parte indisoluble de la  democracia.

Si ya es más que suficiente que nos hayamos matado en  la guerra,  la violencia callejera, el credo religioso, no resulta justo que se sigan asesinando o mínimamente amenazando a quienes hacen uso legítimo de la libertad de expresión; no es posible que hayamos degradado tanto nuestra sociedad que hasta la risa sea condenada a muerte por la falta de tolerancia en la que hemos caído, todo por el auspicio  de las mal llamadas ideologías. Si tan dolorosos son nuestros días por la crudeza de un país sin reparos al delito, pero también de la realidad cotidiana de gobiernos corruptos, que al menos esa cruda realidad sea contada con trazos que nos inviten a la reflexión, pero también a reír, y que mejor ejemplo para bien del que también disfruta de ella cuando es sujeto pasivo de tal o cual referencia.

LA EXPRESIÓN COMO LIBERTAD INSOSLAYABLE - www.tvnoticias.com (2)

En tal sentido, ataques como los sufridos por entre otros el emblemático “Matador”, deben de rechazarse en una sola voz, sin reticencia alguna, pues de lo contrario habremos puesto precio a la risa sacada de una forma de expresión, y la condena del país a silenciarnos, con el solo derecho a los oprobiosos.

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *