GUERRA COMERCIAL…, Y LO QUE SIGUE

GUERRA COMERCIAL…, Y LO QUE SIGUE - www.tvnoticias.com.co

Por Carlos Tobar.

Tenía pensado escribir sobre las elecciones del próximo domingo, las parlamentarias, pero, lo que está sucediendo en el plano del comercio internacional es de tal gravedad que, toca ponerle atención, sobre todo por las implicaciones que puede tener para Colombia. La decisión del presidente Trump, el gobernante de la mayor potencia económica y militar (¿?) de la actualidad, de imponer aranceles del 20% al acero y del 10% al aluminio, para la producción de más de 100 países que exportan esos bienes al mercado norteamericano, tiene al mundo comercial con los pelos de punta.

Aunque todavía no se conocen los detalles de la medida, por ejemplo, si se impondrá a las materias primas o a productos procesados o a qué países se aplicaría, lo que, haría más lesiva la restricción arancelaria, la reacción inmediata en las bolsas de valores, especialmente, en la norteamericana, no se hizo esperar: se desplomaron estrepitosamente los índices globales (Dow Jones y S&P500) y, particularmente las acciones de empresas tan variadas como Apple (computadores), las gigantes cerveceras  Molson Coors Brewing Co. y A-B InBev NV, o la chocolatera Hershey.

Estas medidas, están amenazando con desatar una guerra comercial de grandes proporciones e involucraría en primera instancia a los EE.UU. y China; pero, colateralmente enreda a Europa, México, Canadá, Brasil, Corea del Sur, Vietnam, Singapur, Japón, Australia…y, al resto del mundo, porque países pequeños como el nuestro verían afectadas sus exportaciones de acero y aluminio al mercado norteamericano. En este sentido, las contraamenazas no se han hecho esperar: los chinos advirtieron que suspenderían las importaciones de soya, la compra de aviones Boeing, la adquisición de servicios empresariales o, incluso, deshacerse de manera abrupta de los títulos-valores del Tesoro de EE.UU.; los europeos subirían en la misma proporción los aranceles a las motocicletas Harley-Davidson y los jeans Levi Strauss; de igual manera se han pronunciado Canadá y México.

La posición de Trump, es tan rudimentaria que ha recibido el rechazo de su propio partido uno de cuyos líderes en el congreso, Paul Ryan, ha advertido que no comparte el argumento presidencial de que, de esa manera, van a recuperar los empleos perdidos en la industria acerera y de aluminio, porque el incremento de los impuestos de importación para salvar unos pocos puestos de trabajo, termina poniendo en peligro un número mayor de empleos en otras industrias, a la vez que, aumentaría los precios de los productos a los consumidores norteamericanos. Pero, tal vez la mayor preocupación de los expertos en comercio internacional es que una guerra comercial afectaría, en materia grave, las cadenas de suministro y las redes de producción mundial, donde, por ejemplo, China suministra componentes vitales que, no son fácilmente reemplazables o lo serían a costo muy alto.

La pérdida mayor, sería el quebrantamiento de las normas internacionales de comercio, construidas con mucho esfuerzo a lo largo de décadas, lanzando a los países a una guerra comercial donde volveríamos a la ley de la selva, que puede conducir a confrontaciones de fuerza que el mundo civilizado no quiere repetir

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *