EMPRESARIO DE PRINCIPIOS Y VALORES

EMPRESARIO DE PRINCIPIOS Y VALORES - www.tvnoticias.com.co

Por Aníbal Charry González.

Como pocos en este país corroído hasta la médula por miríada de carteles en el sector empresarial. Eso era Carlos Cabrera Villamil, forjador impoluto de empresas a base de intenso trabajo, visión y carácter que desarrolló desde muy temprana edad convirtiéndose en una leyenda empresarial orgullo del Huila y de Colombia, -comparable sin hipérbole a esos emprendedores antioqueños con sentido humanista como Nicanor Restrepo-, quien partiera para siempre prematuramente  en medio de la congoja de sus paisanos que asistimos masivamente a su sepelio, cuando esperábamos mucho más de su limpio y realizador liderazgo generador de riqueza,  trabajo y crecimiento regional. Bien valdría la pena que la Cámara de Comercio de Neiva creara una condecoración al mérito empresarial como ejemplo y homenaje perenne a su memoria.

A raíz de la muerte de su padre, víctima como empresario del agro de las manos asesinas de todas las épocas en este violento país, tuvo que asumir las riendas de la empresa familiar hasta convertirla con su innato sentido del emprendimiento y el culto al trabajo heredado de sus mayores que supo combinar con la ciencia y la tecnología en el emporio empresarial que hoy todos reconocemos en el campo de la piscicultura y la agroindustria, apegado a esos principios y valores de que siempre hizo gala como empresario y por supuesto como ejemplar hijo, hermano, padre de familia y ciudadano que entendió a cabalidad que la generación de riqueza no era simplemente para la codicia personal, sino para beneficio de la colectividad como pueden dar fe la multitud de trabajadores a su servicio que  hoy lloran su partida, como la lloramos todos los huilenses privados de su fecunda parábola vital generadora de progreso y bienandanza.

Carlos Cabrera pudo afirmar al final de su existencia como lo hiciera Sigmund Freud, que había sido afortunado en la vida porque nada le había sido fácil, como que no solo tuvo que asumir tempranero liderazgo en medio de la tragedia, sino enfrentar no pocos ataques y persecuciones en su labor empresarial y en la actividad política como hombre de carácter y principios que no transigía con la corrupción, como la tuvo que enfrentar en el propio municipio donde desarrolló su actividad empresarial y de gobernante, lo mismo que la delincuencia de todo pelaje que acosa a los empresarios y dirigentes decentes de este país, al punto que fue víctima de atentados contra su vida y sus bienes que sin embargo no mellaron su tesón empresarial que hoy le merece el reconocimiento regional y nacional.

Como me duele su peregrinación eterna, no obstante que sabía que se encontraba herido de muerte porque tenía la esperanza que pudiera prolongar más su valiosa existencia. Solo me consuela imaginar que se encuentra realizado y conversante  en los confines de la eternidad con sus íconos de la decencia política  Rodrigo Lara Bonilla y Luis Carlos Galán acompañados por las melodías del compositor de las Américas su tío Jorge Villamil. Mi más sentido pésame a su  inseparable hermano Alejandro copiloto de su feraz actividad empresarial y a toda su familia. Hasta siempre querido Carlos.

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *