LA CORTE SUPREMA REVICTIMIZA A LAS MUJERES

LA CORTE SUPREMA REVICTIMIZA A LAS MUJERES - www.tvnoticias.com.co

Editorial de El Espectador

En una sentencia deplorable del 2009, pero que apenas ahora se conoció, gracias a las pesquisas de El Espectador, la Corte Suprema de Justicia (CSJ) hizo una afirmación ridícula y peligrosa: que si una víctima de violencia sexual no se opone de manera estruendosa a los hechos, entonces prestó su consentimiento. Con eso, el tribunal sentó un precedente que afecta de manera desproporcionada a las mujeres del país, fomenta la no denuncia y perpetúa los peores estereotipos de género.

Los hechos del caso se refieren a una violación que ocurrió después de un atraco. Las víctimas dijeron que estaban presas del pánico y por eso no opusieron mayor resistencia a su agresor. Sin embargo, para la CSJ, “la violencia que se predica en la actuación del procesado se evapora frente a la regla de la experiencia que supone la acción beligerante, o por lo menos defensiva o evasiva de la persona que está ad portas de ser agredida sexualmente (…) Además, las frágiles condiciones físicas del procesado (talla y peso bajos) y el hecho de que estuviera desprovisto de armas, impiden concluir que las víctimas enfrentaran una amenaza seria que las obligara a sacrificar su autodeterminación sexual”. En palabras más sencillas: es imposible que un hombre tan débil haya podido ser un violador y por eso las víctimas están mintiendo.

La sentencia de la Corte le hace eco al raciocinio expuesto por el abogado del presunto agresor, quien dijo que “una mujer que va a ser accedida carnalmente entra en llanto, angustia, rabia, desesperación y hace lo imposible para evitar que se consume tal hecho”.

Lo anterior demuestra una ignorancia peligrosa sobre la realidad del abuso sexual. Especialmente porque las sobrevivientes de hechos similares han contado que no existe algo así como una “reacción habitual”. Se lo explicó la experta Mónica Roa a El Espectador: “¡Como si solo existiera una única manera de reaccionar frente a hechos de violencia sexual! Como el comportamiento de las mujeres en este caso no coincide con la preconcepción que los magistrados tienen, se afecta la credibilidad de las víctimas, es decir, simplemente no les creen y por ahí llega la impunidad”.

Asumir que la no resistencia implica consentimiento, es dificultar aún más la vida de las víctimas. Como hemos mencionado en varias ocasiones este año, la impunidad en los delitos sexuales es la ley, lo que motiva al silencio. Si los jueces juzgan a las denunciantes por como se comportaron, y más con estigmas tan inconscientes de la realidad, el mensaje es claro: mejor quédense calladas.

Tres magistrados de la CSJ salvaron su voto en la mencionada sentencia y sus argumentos deberían ser adoptados por la jurisprudencia a futuro. Como dijo el magistrado Sigifredo Espinosa, “ese tipo de exigencias muestran una marcada discriminación de género, evidentemente anclada en tópicos del pasado que se creían expurgados, uno de los cuales refería casi como verdad apodíctica (irrefutable) que si la mujer era accedida, ello necesariamente obedecía a su querer”.

Si la CSJ revictimiza a las mujeres que se atreven a denunciar el abuso sexual, ¿qué están haciendo los jueces regados por todo el país? Este tipo de decisiones son evidencia de que la lucha cultural contra los prejuicios debe seguir dándose, a menos que como sociedad nos sintamos cómodos siendo cómplices del silencio en situaciones tan dañinas para la vida de quienes las sufren.

¿Está en desacuerdo con este editorial? Envíe su anti-editorial de 500 palabras a yosoyespectador@gmail.com.

ANEXO DE TVNOTICIAS.COM

¿Nuestros lectores, podrías recordar, el nombre del Magistrado ponente de este pronunciamiento de la Corte Suprema de Justicia o de Los Magistrados que lo aprobaron?

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *