TUMACO: “COLOCARON UNA M-60 Y COMENZARON A DISPARARNOS”

TUMACO COLOCARON UNA M-60 Y COMENZARON A DISPARARNOS -www.tvnoticias.com.co (7)

Por César Useche

Los testimonios y las imágenes que en cuestión de pocas horas empezaron a recorrer las redes sociales son contundentes, impactantes y dantescas. Y contradicen las declaraciones de mandos superiores de la Fuerza Pública de Colombia.

Campesinos auxilian a sus compañeros heridos. Imágenes fuertes.Tomada de 180 Grados

Campesinos auxilian a sus compañeros heridos. Imágenes fuertes.Tomada de 180 Grados

El miércoles, cuando promediaban las 10:22 de la mañana, hora local, llovió plomo sobre centenares de campesinos cocaleros, quienes acampaban en la zona de Alto Mira y Frontera desde el 28 de septiembre para impedir la erradicación por la fuerza de sus cultivos de coca y para protestar por el incumplimiento de los pactos de erradicación voluntaria firmados con el gobierno de Juan Manuel Santos Calderón, presidente de Colombia y premio Nobel de paz.

El resultado de la violenta intervención del Escuadrón Antimotines de la Policía de Colombia, -conocido como Esmad- y de soldados del Ejército, es hasta el momento, según la mayoría de las fuentes, de 9 nueve campesinos asesinados y por lo menos 15 heridos. Todos, hasta donde se podido confirmar, heridos o muertos por balas de fusil. Ninguno por artefactos explosivos.

En la lista parcial de fallecidos, suministrada por la Red de Derechos Humanos ‘Francisco Isaías Cifuentes’, con sede en Nariño (al sur de Colombia) figuran: Jaime Guanga Pai, Wilson Chaguendo, Janier Humberto Cortés Mairongo, Alfonso Pascal Cuanga, Diego Escobar Dorado y Oscar Iván Ramírez. La identidad de las otras víctimas mortales, no ha sido precisada.

Entre los heridos figuran en la lista parcial: Euler Marcillo (18, años), Leider Orlando Pastas (22 años), José Gregorio Muñoz (25 años), Silvio Peña Cruz, John Mario Ramírez, Dilver Campo, Jhon Wilmer Almeda, José Hernán de la Cruz, Benencio Rivera, Héctor Alirio Alpala, Ronal Yesenio Yapuel, José Enrique Rubio Camacho, Benicio Pai y Edinsón Tovar Sanabria.

La información conocida por 180GRADOS da cuenta de un menor de edad desaparecido de nombre Dulfer Alexis Achitis.

Las imágenes son fuertes, pero se publican por su valor testimonial. Tomada de 180 Grados.

Las imágenes son fuertes, pero se publican por su valor testimonial. Tomada de 180 Grados.

Versiones encontradas

Tras los sangrientos hechos que hoy llenan de dolor e incertidumbre a Tumaco, el Ejército y la Policía, responsabilizó de la masacre  a un presunto grupo disidente de las Farc, al mando de un hombre de alias ‘Guacho’, quien según esta versión castrense, lanzó cilindros-bomba contra la Fuerza Pública y la multitud, y luego abrió fuego de manera indiscriminada. (Ver comunicado 1). Según medios de prensa alias ‘Guacho’ abandonó las Guerrillas Unidas del Pacífico (GUP), una de las disidencias de las Farc en Tumaco, para montar su propio grupo.

A la versión de oficial de Policía y Ejército, se oponen, con base en testimonios de testigos presenciales, las declaraciones de las organizaciones de cocaleros y de derechos humanos de esta región de Colombia.

La Asociación de Juntas de Acción Comunal de los Ríos Mira, Nulpe y Mataje (Asominuma), afirmó a través de redes sociales y medios de comunicación, que los uniformados de Policía y Ejército arremetieron “en forma desproporcionada en contra de las comunidades manifestantes en la zona de Alto Mira y Frontera del Corregimiento de Llorente del municipio de Tumaco”, dejando el fatal saldo de al menos 9 muertos y 15 heridos por arma de fuego. (Ver comunicado 2).

De esta forma, tanto la Policía como el Ejército habrían violado todos los principios de distinción y uso de la fuerza, consignados en los manuales, pero que en el caso de Tumaco no fueron aplicados.

La versión de la Fuerza Pública no resulta creíble porque no explica cómo la explosión de cinco cilindros no causó ni bajas ni heridos por esquirlas entre los soldados y policías, ni tampoco el hecho que todos los campesinos asesinados y heridos lo hayan sido por balas.

En un vídeo captado por celular en el momento mismo de la matanza, el testigo da la hora, se escuchan ráfagas de fusil, los gritos de los campesinos y las imágenes de hombres retorciéndose en el suelo y las súplicas desesperadas de los campesinos que piden al Ejército que permita retirar los heridos (Ver vídeo 1).

Está también el testimonio de Wilson Barahona, de la Red de Derechos Humanos ‘Francisco Isaías Cifuentes’, presente durante el presunto ataque de la Fuerza Pública. En la corta entrevista divulgada en la página de Facebook de Décima Comuna, Barahona afirma que el Ejército disparó desde un cerro contra los campesinos con una ametralladora M-60. (Ver vídeo 2), y que solo había campesinos “con las manos vacía” y no hombres armados de una presunta disidencia de la entonces guerrilla de las Farc.

Acta de compromisos

El pasado 18 de agosto, Asominuma, Asoporca y Asocred, tres grandes organizaciones de campesinos cocaleros, firmaron un acta de intenciones con el gobierno para llegar a un acuerdo de sustitución voluntaria de los cultivos ilícitos. Pero el acuerdo final no ha sido posible porque las asociaciones campesinas afirman que el Estado “no ha querido aceptar nada y dicen que erradiquen. Allá no hay energía, vías, luz ni educación. Es un abandono histórico del Estado. ¿Cómo pretende implementar el desarrollo del campo y la sustitución así? ¿Cómo vamos a trabajar en proyectos productivos y por dónde los vamos a sacar?, afirman estas organizaciones”.

Diana Montilla, la defensora de Derechos Humanos de Asominuma, organización civil de campesinos cocaleros, explicó al respecto que “se firmaron actos de voluntariedad pero que la lentitud del Estado no ha permitido que los campesinos puedan firmar esos acuerdos familiares de sustitución; porque no se han adelantado las reuniones de concertación”.

No obstante, agrega Montilla que “la comunidad sigue ratificando su voluntad de sustituir con condiciones de dignidad, es decir, que exista realmente una respuesta favorable (…) Hay muchas familias, 1.500, que ya han sido erradicadas en el alto Mira y hasta ahora no han tenido acceso a ninguno de los beneficios que promete el proceso de sustitución voluntaria”.

Tumaco es un municipio que cuenta con 23.148 hectáreas de cultivos ilegales según la más reciente medición de la ONU en 2016, pero se estima que pueden llegar a 30 mil, una de las mayores de Colombia.

Incertidumbre y zozobra

Localización del municipio de Tumaco. Tomado de Internet.

Localización del municipio de Tumaco. Tomado de Internet.

Tras los hechos criminales en Tumaco, “la situación en la comunidad es de incertidumbre, no sabe cómo actuar frente a un suceso tan desesperante; sería imposible decir que hay una manera de actuar frente a una situación como la que están viviendo los campesinos en este momento. Entonces habría que hablar es de incertidumbre y desolación”, afirmó Andrés Zamudio, también activista de la Red de Derechos Humanos ‘Francisco Isaías Cifuentes’.

Cómo era de esperarse, activistas y líderes políticos (Ver video 3) se pronunciaron rechazando la masacre y pidiendo a las autoridades esclarecer los hechos y hacer justicia, al tiempo que criticaron la política de guerra contra las drogas impuesta por los Estados Unidos de América; política que ha sido calificada por diversas autoridades académicas del mundo entero como un absoluto fracaso que ha dejado miles de víctimas mortales y ha justificado la intervención militar estadounidense.

En estos momentos “la situación en la comunidad es de mucha zozobra”, porque las tropas del Ejército se mantiene en el territorio y porque “el ministro de Defensa ha dado una orden muy clara en medios de comunicación que es contrarrestar a un grupo delincuencial que se encuentra en la zona, queriendo hacer ver con ello que los campesinos son parte de este grupo sin que esto sea una realidad. Entonces es una preocupación muy grande para las comunidades sobre todo para Asominuma. Por supuesto responsabilizamos al estado de cualquier hecho que pueda suceder de aquí en adelante”, según describió en entrevista virtual Diana Montilla, defensora de derechos humanos de Asominuma.

Las imágenes son fuertes, pero se publican por su valor testimonial. Tomada de Internet

Las imágenes son fuertes, pero se publican por su valor testimonial. Tomada de 180 Grados

“Íbamos con nada y ellos fueron los que comenzaron a dispararnos”

Testimonio de Wilson Barahona, de la Red de Derechos Humanos ‘Francisco Isaías Cifuentes’ testigo de los hechos en Tumaco, divulgado en la página de Facebook de Décima Comuna.

DÉCIMA COMUNA. Nos encontramos en este momento con la Red de Derechos Humanos Francisco Isaías Cifuentes. Estamos con Wilson Barahona, quien estuvo en los hechos, quien conoce lo que sucedió hoy en Llorente. Cuéntenos Wilson qué fue lo que sucedió.

WILSON BARAHONA. “Nosotros como campesinos íbamos, encerrando a las personas para que no nos arrancarán una mata de coca. Entonces empezaron los antimotines a dispararnos gas lacrimógeno. Después nosotros nos corrimos y nos tapamos la boca para que no nos cayera ese gas lacrimógeno, para que no nos fuera ahogar.

“Después nosotros volvimos otra vez, cuando ellos comenzaron a dispararnos, colocaron una M-60 y comenzaron a dispararnos, a tirarnos al campesino, que estábamos rodeandolos para que no nos arrancaran la mata de coca. Llegaron ellos, estaban en un cerro y nosotros por acá abajo; ahí fue donde nos cogieron, nos encerraron a todos y nos dispararon.”

DC. ¿Desde cuándo estaban en ese sitio?

WB. Desde hace más de 15 días estábamos nosotros ahí.

DC. Desde hace 15 días estaban protestando para que no entren…

WB. Pa’ que no entren, sí. Ellos llegaron en los helicópteros, los trasladaron ahí y comenzaron a erradicar las matas de coca.

DC. ¿Y cómo fue que llegó la Policía… ustedes los rodearon, a la Policía y ellos fueron los que dispararon…

WB. Ellos fueron los que dispararon porque nosotros los campesinos éramos con las manos vacías… íbamos con nada y ellos fueron los que comenzaron a dispararnos. De acá de los campesinos no salió ninguna bala

DC. Salió la policía…

WB. Los antimotines y el Ejército también.

DC. Salió un comunicado de la Policía donde dicen que hubo una bomba, que los que dispararon fueron los disidentes de las Farc, ¿qué hay de cierto en eso?

WB. Eso es falsedad porque ahí lo que habíamos era puros campesinos… no había ninguna gente subversiva, campesinos era lo que habíamos con las manos vacías y ellos comenzaron a dispararnos.

Comunicado 1

 TUMACO COLOCARON UNA M-60 Y COMENZARON A DISPARARNOS -www.tvnoticias.com.co (5)

Comunicado 2

TUMACO COLOCARON UNA M-60 Y COMENZARON A DISPARARNOS -www.tvnoticias.com.co (6)

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *