EL EJÉRCITO DEL FUTURO

Actualidad Columnista

Por Aníbal Charry González.

El general Alberto José Mejía Ferrer comandante del Ejército Nacional, a instancias de la Cámara de Comercio de Neiva, líder de esta clase de eventos, estuvo en estas tierras uribistas, ultragodas y guerreristas, para explicar lo que será la misión del Ejército en el posconflicto, precisando previamente que los Acuerdos logrados entre el Gobierno y las FARC, eran producto de una victoria militar y no de una derrota, ya que la estrategia nunca pretendió la destrucción total de la amenaza sino forzarlos a su desmovilización, como ha sucedido con todos los conflictos armados en el mundo.

Precisión pertinente para quienes consideran: -que son legión en este departamento-, que nuestros generales se vendieron perdiendo su dignidad en La Habana, saliendo derrotados porque se convirtieron en damas rosadas que no entraron a hacer valer su fuerza letal entrando a matar, como lo sostuviera de manera infame y ofensiva la representante del llamado Centro Democrático María Fernanda Cabal, antes que contribuir con la paz de Colombia, porque era preferible que las FARC siguieran masacrando nuestros soldados y policías antes que hicieran política, como lo sostuvo de manera no menos infame la senadora Paloma Valencia.

Y es que el general Mejía, vino a hablar con lucidez de lo que será el Ejército del futuro  de la mano de la doctrina Damasco que significa una transformación profunda de su misión que no se había hecho en 100 años, para ponerlo más al servicio de la ciudadanía en la era del posconflicto con asistencia social contribuyendo al desarrollo nacional con la eficiente y transparente presencia en las zonas rurales de los ingenieros militares en la construcción de las vías terciarias que tanto necesitan nuestros campesinos – cuyos hijos son los que han puesto los muertos de la guerra -, en una conversión similar a la de Saulo de Tarso en el camino de Damasco –de ahí el nombre de la doctrina-, hasta ahora destinada a utilizar la represión y la fuerza letal con todo y los nefandos falsos positivos –que sí mancillaron la dignidad militar-, a defender los privilegios de un podrido Establecimiento manipulado por la clase política de la mano de la más pavorosa corrupción.

EL EJÉRCITO DEL FUTURO - www.tvnoticias.com.co

El Ejército, decía el destacado general, será entonces una fuerza multivisión humanista y respetuosa de los derechos humanos más compenetrada con la necesidades de nuestro pueblo, y no una fuerza exclusivamente represiva y mortal como lo reclaman los políticos corruptos y perversos que insisten en que las instituciones se entregaron a la subversión atosigando el ambiente de violencia, ciegos a conveniencia de las bondades de los Acuerdos que permitieron acabar con 50 años de destrucción y muerte, porque no eran ellos ni sus hijos los que ponían los cadáveres, sino los soldados y policías hijos de la entraña del  pueblo colombiano. Bienvenida la trasformación del Ejército liderada por el general Mejía para ponerse al servicio de una institucionalidad limpia, y no de la corrompida que tenemos en manos de una clase política que ha convertido la matanza y el robo sistemático al erario en instrumentos pérfidos de su vigencia.

Likes(0)Dislikes(0)

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *