EL CASO DE AIDA MERLANO

Por Eduardo Gutiérrez Arias.

El caso de Aida Merlano está mostrando todo lo caricaturesco, ridículo y farsante de las castas politiqueras que gobiernan a Colombia, pero también lo tenebroso y macabro de su juego político. Aida Merlano es una bella barranquillera de origen humilde que desde muy joven se involucró en la política del partido Conservador al lado de la familia Gerlein (Julio y Roberto). Fue diputada a la asamblea y Representante a la Cámara por el departamento del Atlántico. En las elecciones pasadas resultó electa senadora  mediante una alianza de los clanes Gerlein y Char. Pero el día de las elecciones fue capturada en su sede cuando repartía dinero por la compra de votos. La justicia la investigó y condenó a 15 años de prisión. En octubre pasado se fugó de un consultorio odontológico ubicado en un tercer piso bajando por unas cuerdas. Aunque Duque prometió una pronta recaptura, no se volvió a saber de ella hasta hace 15 días cuando fue detenida en Venezuela por el gobierno de Maduro. En declaraciones dadas a la justicia de ese país la semana anterior, dijo que su fuga fue fraguada por los Char y los Gerlein de la costa con el apoyo del gobierno nacional para secuestrarla y asesinarla, dado que ella conocía sus delitos de compra de votos, fraude electoral y corrupción, en los que involucró también a Álvaro Uribe Vélez y Germán Vargas Lleras. La divulgación de estas declaración por los medios de comunicación ha caldeando aún más las conflictivas relaciones entre los dos Estados.

Colombia y Venezuela son naciones hermanas con un origen común. Los primeros años de vida republicana se dieron en La Gran Colombia de la que hacían parte Venezuela, Nueva Granada (hoy Colombia) y Ecuador. El ejército libertador que nos dio la independencia en la batalla de Boyacá, estaba conformado mayoritariamente por venezolanos y neogranadinos. Nuestro Padre de la Patria fue el Venezolano Simón Bolívar. La crisis que ha generado en las dos patrias bolivarianas el modelo de desarrollo extractivista (petróleo carbón, minerales) y de exportación de comodities y el dominio de castas oligárquicas con sus secuelas de desempleo, pobreza, violencia y estancamiento económico, hacen que hoy en Venezuela vivan alrededor de 3.000.000 de colombianos y en Colombia 2.000.000 de venezolanos. Colombia no puede resolver los problemas de Venezuela, ni aquella los de esta. Son repúblicas hermanas pero autónomas y cualquier intento de guerra entre las dos sería el peor crimen de patria.

Likes(0)Dislikes(0)

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *