EL CÁLIDO FIN DE AÑO

Actualidad

Por Carlos Tobar

Podríamos darle más de un significado. Puede ser cálido por ser una fecha en que las personas reflexionamos sobre los hechos del año que termina y de las expectativas del que se aproxima. O, puede serlo porque al amparo de las festividades de fin de año nos reencontramos con familiares cercanos y no tanto, y amigos de diferentes etapas de la vida, para refrendar afectos, solidaridades, recordar anécdotas de vida que es una forma de vivir o revivir,…O, puede ser que una ciudad como la nuestra, ubicada en el trópico, en un valle aislado por dos inmensas cordilleras, una región semiárida, sea un infiernito donde las fuertes temperaturas cocinan o sancochan hasta las mejores o peores ideas.

Escojan la que quieran. O, escojámoslas todas. Digamos que es una alegría el reencuentro con los afectos. Si somos en esencia una especie gregaria, los reencuentros alimentan el espíritu dándole a todos y cada uno nuevas fuerzas para reemprender el camino cotidiano.

Es como enchufarse con las raíces para cargarnos de energía vital. La que nos permite afrontar los retos, las vicisitudes, las responsabilidades. La que nos da fuerza para los propósitos, las aspiraciones, las metas. Si estas o aquellas son materiales o inmateriales no importa. Todo se puede…, o todo se intenta, pero se hace. En este sentido, quiero desear a mis fieles lectores que en estas calendas logren afianzar los lazos afectivos; de manera especial, los de la familia que es el sustento inmediato y de mayor solidez en un mundo donde hemos perdido la comunicación directa con nuestro entorno social y natural. Y, sobre todo,…cuando por la transitoriedad, característica del mundo que vivimos, hemos perdido la visión de largo plazo, determinante de la sobrevivencia como especie.

Pero si lo cálido es el clima, la verdad el panorama es altamente preocupante. Este 2015 ha sido, según las autoridades mundiales del clima, el más caliente desde que, a finales del siglo xix, se están tomando temperaturas de manera metódica. El fenómeno del calentamiento global continúa acentuándose con manifestaciones catastróficas que afectan a todas las regiones del mundo. Lo peor, cada vez con mayor virulencia y más frecuencia.

No obstante que Colombia es uno de los países con una riqueza hídrica incomparable, el deterioro de las cuencas en los últimos tiempos es evidente. La gravedad de los daños producto de una ocupación irracional, donde la pobreza de tantos tiene efectos devastadores; el desconocimiento de los ecosistemas particulares y la forma adecuada de usarlos o, mejor de vincularse a ellos (por ejemplo, tala de árboles, café, ganado, cultivos industriales, potreros); el aumento poblacional en proporción mayor a la capacidad de los territorios, etc.; pero sobre todo, el viraje de la economía nacional hacia el extractivismo: la explotación intensiva de recursos minerales como el petróleo, el carbón, el níquel, el oro…, está poniendo en peligro esa riqueza hídrica.

La gran pregunta es si la forma de organizarnos como sociedad, donde el lucro individual y el “sálvese quien pueda”, determinan nuestra acción colectiva, nos servirá para afrontar los retos del presente y del futuro, esencialmente si entendemos que en este barco, el planeta tierra, vamos todos.

¡Feliz año nuevo!

Likes(0)Dislikes(0)

Comments

1 thought on “EL CÁLIDO FIN DE AÑO

  1. I just want to mention I'm beginner to blogging and actually enjoyed this blog. Likely I’m planning to bookmark your blog . You absolutely come with superb stories. Kudos for sharing with us your webpage.

    Likes(0)Dislikes(0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *