COVID-19, ENFERMEDAD CITADINA

Actualidad Política

Las estadísticas sobre afectados por COVID-19 en Colombia, no revelan contaminados o decesos de habitantes del agro, y además, los controles a la movilidad, se exigen en los centros urbanos.

Existe desmedido afán, de los Periodistas, por entregar el más reciente reporte diario, sobre afectados o fallecidos por el Coronavirus, identificando únicamente el municipio residencia de la víctima de la pandemia.

Cómo la autoridad civil, encausa todo esfuerzo, a controlar el ciudadano en la calle, indica que en el área rural sus moradores disfrutan del libre desplazamiento. La afirmación contraria, es la más clásica mentira.

En esa dirección expresó desde la aparición del poderoso peligro de contaminación viral, no impedía el suministro de productos del campo a la ciudad, es decir, la actividad rural no generaba peligro para la expansión de la caótica afección pulmonar, y persiste esa creencia, en círculos de la administración pública.

Es preciso aclarar, que la circulación vehicular de la urbe al campo se restringió al máximo, pero los valientes campesinos, no suspendieron la asistencia al citadino y aliviaron el encierro social de sus compatriotas.

La baja densidad de la población en áreas rurales junto a libre circulación del aire, la descontaminación del ambiente y el tipo de acciones en el campo, permiten calificar al COVID-19, como enfermedad citadina.

Si un campesino resulta contagiado, un citadino le trasmitió el virus en la calle del centro urbano.

Bueno observar, el trasegar del campesino colombiano, como muestra el video.

Likes(0)Dislikes(0)

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *